Las obras de la carretera de acceso a La Sima–La Conarda entran en la última fase. Esta semana se ha iniciado el asfaltado de la vía que dará servicio a 3.000 vecinos y vecinas de la Pobla de Vallbona . 

El ayuntamiento ha invertido en la obra 1,7 millones de euros que han permitido construir una nueva carretera más segura. Se eliminan las curvas peligrosas y sin visibilidad y se ensancha la plataforma a los 15 metros. Se ha construido además un carril bici de 3 metros de anchura y con separación física de la calzada. La vía contará con dos rotondas que darán acceso seguro a los diferentes núcleos residenciales de la zona.

La nueva carretera hace posible la movilidad sostenible para el vecindario del municipio con un carril ciclista y para peatones que hasta ahora no existía y facilita la comunicación con el casco urbano y el resto de urbanizaciones. Se incrementa en un kilómetro y medio la red de carriles ciclopeatonal que tiene la Pobla de Vallbona y que supera los 25 kilómetros.

Mejora del acceso entre la CV-35 y las urbanizaciones

Con esta inversión se consigue mejorar el acceso actual entre la autovía CV-35 y las urbanizaciones de la zona este del municipio. La obra supone una importante mejora en seguridad viaria, puesto que hasta ahora se tenía que acceder por una carretera con curvas peligrosas y de poca visibilidad. 

El consistorio ha realizado en los últimos años un esfuerzo inversor importante para vertebrar un municipio que tiene una gran dispersión de urbanizaciones y núcleos habitados por todo el término.