El Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), ha acordado la declaración de obras de emergencia para reparar y paliar los daños ocasionados por el temporal de lluvia de mediados de noviembre de 2022 en el colector existente en el barranco del Mandor, situado en l'Eliana.

Durante este episodio climatológico de lluvias torrenciales en el Camp de Túria se registraron incrementos de caudal en varios cauces, sobre todo la crecida del río Turia, donde se superaron los umbrales de aviso y se enviaron las respectivas comunicaciones en las estaciones de La Presa y el Repartiment.

La rotura del colector provocó el desbordamiento de agua con arrastre de residuos, así como zonas de encharcamiento y malos olores procedentes de la estación depuradora de aguas residuales Camp de Túria 1.

Para subsanar este incidente, las actuaciones cuentan con un presupuesto de 500.000 euros destinados a evitar desprendimientos y caídas para las personas, ya que se trata de zonas concurridas, así como impedir desbordamientos y arrastres de sólidos que acaben en el río Turia y en el Parque Natural homónimo.

Tras la DANA que hizo colapsar el colector, el alcalde Salvador Torrent, visitó la zona junto con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), Miguel Polo, miembros de la Conselleria de Emergencia Climática y Transición Ecológica, así como técnicos de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar) para analizar los daños provocados y buscar una solución al problema.

Canalización antigua de 1975

Según informó en su día el consistorio, este colector de aguas pluviales tiene una capacidad de 23 m³ por segundo y se trata de una infraestructura antigua del año 1975 que ha tenido que ser reparada en varias ocasiones. Las obras serán acometidas por la CHJ. Cabe recordar que la Confederación construyó este encauzamiento, un colector de hormigón cubierto y semienterrado en el propio cauce del barranco, para mejorar su capacidad de desagüe y prevenir posibles daños en el área urbana de l’Eliana ante episodios de avenidas.

Durante todo este tiempo el encauzamiento ha servido para recoger el agua de escorrentía superficial del barranco de Mandor, agua proveniente del efluente de la EDAR Camp de Turia I, excedentes de riego de las comunidades de regantes de Benaguasil, Pobla de Vallbona y Llíria, así como agua procedente de la red de pluviales del casco urbano de l’Eliana