El Corpus de Nàquera hace parada en la sede de Vox

La procesión se detiene en el local del partido que gobierna en el municipio y los ediles de PSPV y UPdN la abandonan

El altar fue instalado por iniciativa de una parte de los afiliados locales

La procesión de Nàquera del Corpus Christi se detiene frente a la sede de Vox.

La procesión de Nàquera del Corpus Christi se detiene frente a la sede de Vox. / L_EMV

Amparo Soria

Amparo Soria

La procesión del Corpus Christi en Nàquera ayer por la tarde creó tensiones con una parada algo peculiar. La marcha se detuvo frente a la sede de Vox en el municipio, partido en el gobierno junto al PP desde las elecciones del año pasado. Según la tradición local, es el vecindario quien se encarga de montar estos altares en la vía pública y los miembros del partido hicieron lo propio en la sede local, ante lo que el párroco del municipio decidió detener la marcha católica para rezar frente al altar.

Según fuentes del partido de gobierno, el crucifijo fue instalado a iniciativa de una parte de los afiliados, que decidieron participar en el acto religioso con el montaje de este punto donde poder rezar a lo largo de la procesión.

La parada tuvo una consecuencia directa en los miembros de la corporación municipal, ya que tanto los ediles del PSPV y de UPdN, presentes en el acto, abandonaron la procesión. Según explican, con este acto "se mezclan los símbolos políticos con los eclesiásticos, algo que está totalmente fuera de lugar". Además, los miembros de UPdN también hacen alusión a que en estos momentos se celebra la campaña electoral de las elecciones al Parlamento Europeo del 9 de junio, por lo que es "un altar oportunista y desafortunado".

Los partidos locales hacen referencia a la intromisión que supone que un partido político interfiera en las tradiciones locales que celebra el municipio como es el Corpus Christi.

"Afán de protagonismo"

En ese mismo sentido se expresaron los socialistas esta tarde cuando, a través de un comunicado, lamentaron que el gobierno local haya promovido que Nàquera «sea noticia de nuevo por el afán de protagonismo de un partido político». 

Así, explicaron que por primera vez «en la historia de nuestro pueblo», la procesión se detuvo «en un altar preparado en la sede de un partido político con toda su simbología descubierta en la fachada, en plena campaña electoral». 

Los socialistas recuerdan que se trata de un partido «que se caracteriza por lanzar mensajes de odio contra los inmigrantes, los más desfavorecidos, las mujeres o el colectivo Lgtbi». 

Para el PSPV se trata de una «falta de respeto» por parte del equipo de gobierno que dirige Iván Expósito hacia las tradiciones y el vecindario. «Los que pretenden autoproclamarse como ‘el partido de la fe’ deberían saber que la fe no pertenece a nadie, ni mucho menos a ningún partido político», concluyeron.