Vecinos de Mas Camarena elevan a los tribunales la protección de las trincheras

Presentan ante la Guardia Civil, la Fiscalía y el Consell Valencià de Cultura sendas denuncias contra el agente urbanizador por vulnerar el patrimonio

Crean una plataforma para la defensa de este enclave «singular»

Vecinos de Mas Camarena denuncian la construcción de un camino sobre parte de las trincheras de Bétera.

Vecinos de Mas Camarena denuncian la construcción de un camino sobre parte de las trincheras de Bétera. / L-EMV

Amparo Soria

Amparo Soria

Residentes de Mas Camarena han creado una plataforma desde donde defender los intereses de la urbanización al margen de la Asociación de Propietarios, que cambia periódicamente su ejecutiva. A esta nueva entidad se han unido memorialistas e historiadores por una razón: el asunto más urgente de su agenda está en peligro por el desarrollo del PAI del sector 13, que amenaza un centro de resistencia antiaéreo de la Guerra Civil que es, según los expertos, «particular y singular». Para frenar este ataque, ya se ha elevado esta agresión por parte del agente urbanizador al Consell Valencià de Cultura, a la Fiscalía y a la Guardia Civil. 

En un encuentro con este diario, el actual presidente de la asociación de vecinos y miembro de la plataforma, José Antonio Hernández, denuncia no solo la vulneración de este patrimonio «que ya se sabía que estaba allí», sino también la puesta en marcha de más de 400 viviendas en este sector «de un PAI de 2001 que no nos informaron que iban a reactivar», lamenta Hernández. 

Promoción de viviendas junto al centro de resistencia de Mas Camarena.

Promoción de viviendas junto al centro de resistencia de Mas Camarena. / L-EMV

El arqueólogo contratado por el agente urbanizador y la conselleria de Cultura se encuentra sobre el terreno. No hay todavía un informe concluyente y las obras no se han paralizado, pese a que esta plataforma lo ha solicitado por activa y por pasiva en todas las denuncias que ha emitido. 

Es el arqueólogo quien decide qué se protege y qué no y por dónde deben avanzarlas obras, pero historiadores como Matías Alonso, José Durbán y Josep Marius Climent ya han dado la voz de alarma: parte de las trincheras han sido destrozadas por un camino que discurre paralelo al Paseo de Caballos, en el linde de Mas Camarena con el campo. 

Durbán explicó que se trata de un centro de resistencia «singular y sin terminar porque estaba en la retaguardia, y la guerra terminó antes de acabarlo». «Es un centro de resistencia antiaéreo, es especial, no se dirige hacia el norte como el resto de elementos de la Línea Inmediata, sino al este, hacia Mallorca, de donde venían los bombarderos italianos», señala el especialista. «Tumbarlos era difícil, pero sí que podían conseguir que se elevaran a 4.000 o 5.000 metros y evitar los impactos precisos», matiza. 

José Durbán, José Antonio Hernández, Matías Alonso y Josep Marius Climent, en una reunión el viernes.

José Durbán, José Antonio Hernández, Matías Alonso y Josep Marius Climent, en una reunión el viernes. / L-EMV

Tanto Durban como Alonso y Climent, los tres destacan que estas fortificaciones solo pueden compararse con el cinturón de hierro de Bilbao, tan reconocido posteriormente y levantado por Alejandro Goicoechea. «No nos damos cuenta de que en València tenemos uno aún mejor, no lo ponemos en valor», lamenta Climent.

«En València, el ideólogo fue Sebastián Carrer Vilaseca, y a penas tiene reconocimiento, pese a que construyó líneas defensivas, como una cebolla, que el bando nacional no logró traspasar», señala Durbán.

Omisión de responsabilidad

El memorialista Matías Alonso también pone sobre la mesa la "omisión de responsabilidad" que están llevando a cabo las administraciones. "Hasta que los vecinos y vecinas no fueron a la Conselleria de Cultura para avisar de lo que estaba pasando en estos terrenos, nadie había reaccionado, pese a que el ayuntamiento sabía que aquí había restos y se había solicitado una subvención por valor de 33.000 euros para ponerlo en valor y que, sospechosamente, se renunció a ella", señala.

Trabajos de inspección en uno de los refugios que se quedó a mitad construir en el centro de resistencia de Mas Camarena en Bétera.

Trabajos de inspección en uno de los refugios que se quedó a mitad construir en el centro de resistencia de Mas Camarena en Bétera. / L-EMV

La plataforma está organizando ahora diversas reuniones con grupos políticos en las Corts para buscar apoyos en defensa de este centro de resistencia, así como con Delegación de Gobierno, "para que nadie pueda decir que no lo sabía", señala Alonso; "Estamos creando evidencias y casuísticas para que después no digan que no se sabía", apunta Hernández.

El otro problema: los accesos

Otra vertiente que va a defender la plataforma, en palabras de José Antonio Hernández, es el "despropósito de construir casi mil viviendas con los mismos accesos". Sobre los terrenos donde se encuentran las trincheras -sector 13 - se planean unas 400 casas, pero van a reactivarse también los proyectos urbanísticos del sector 12 y 11. Para el presidente de la Asociación de Propietarios de Mas Camarena, no se entiende que haya una expansión urbanística de estas características y no haya un Plan de Movilidad que le dé cobertura", dice.

"En 2023, por la puerta de atrás, resucitaron estos PAI, además de la construcción de un nuevo depósito de 8.000 metros cúbicos que decían que era para Mas Camarena hasta que entendimos que era para la expansión urbana", lamenta.

Suscríbete para seguir leyendo