Durante tres días, Rosario Gea Pérez fue la persona más buscada en Requena. Su rastro se perdió el pasado miércoles sobre las 10.30 de la mañana, cuando aseguró que se marchaba de casa para asistir al funeral de un familiar. Sin embargo, los asistentes al sepelio de su primo, de 55 años y fallecido al caerle un tractor encima, nunca vieron a la mujer en el velatorio.

El coche de esta mujer de 43 años, casada y con dos hijos, apareció cerrado en la zona de los juzgados de Requena. Era su última pista y desde ese momento se inició una intensa búsqueda por tierra y aire. La Guardia Civil desplegó agentes en la zona, además de un helicóptero desde el que sobrevolar la comarca y varios perros expertos en encontrar personas desaparecidas. Familiares, amigos y vecinos se unieron a las batidas que el Instituto Armado realizaba por tierra.

Tras no encontrar rastros ni signos de un posible crimen en el coche, que era su última pista, el Grupo de Homicidios de la Guardia Civil junto a los agentes destinados en Requena cambiaron el rumbo de sus investigaciones: podría tratarse de una desaparición voluntaria. Ayer por la tarde, la Benemérita canceló la búsqueda de Rocío Gea tras localizarla con vida.

La noticia corrió como la pólvora por el pueblo en forma de audio de WhatsApp. "Está viva", grita en la citada grabación una familiar de la mujer que había desaparecido en Requena.

Las disculpas y agradecimiento de la familia

Al confirmar que Rocío Gea estaba viva, Rosario Gala, cuñada de la mujer localizada, admitía en un mensaje en redes sociales que "se fue de forma totalmente voluntaria". En Twitter, la cuñada de Rocío aseguró que la familia desconocía (a última hora de ayer) "los motivos que la empujaron a hacer tan mal las cosas". "La familia queremos pedir disculpas por la movilización (sic.)" afirma en el mensaje que cierra con un "millones de gracias a todos".