Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuidados intensivos para curar el pino carrasco de 200 años de Sinarcas

Se han eliminado las ramas secas y se le ha inyectado un tratamiento revitalizante para frenar su debilitamiento y posible muerte por vejez

Cuidados intensivos para curar el pino carrasco de 200 años de Sinarcas |

Tratamientos para mantener con vida el pino gordo de sincarcas. 1 Trabajos de poda en altura para eliminar las ramas secas y una rama grande que estaba muerta en mitad del tronco. 2 Estado original delpino antes de iniciar los cuidados.

Cuidados intensivos para curar el pino carrasco de 200 años de Sinarcas | CIEF

1 Resultado final tras la poda, la endoterapia y los riegos intensivos de agosto. F

Cuidados intensivos para curar el pino carrasco de 200 años de Sinarcas

Hay un pino carrasco en Sincarcas que es un emblema. Es el más alto, el más grueso y el más viejo del municipio, ya que se calcula que tiene alrededor de 200 años. Es el tercero más alto de la comarca Requena-Utiel y desde hace unos meses, los síntomas de debilitamiento eran absolutos. Por eso, el equipo de Patrimonio Arbóreo del Centro de Investigaciones y Experimentación Forestal (CIEF), junto a los agentes medioambientales de la comarca y el Ayuntamiento de Sincarcas, sometieron al comúnmente conocido como Pino Gordo a un tratamiento de cuidados intensivos.

La caída de las acículas (las hojas del pino), así como el secado y la rotura de las ramas encendieron las alarmas. En julio se realizó el primero de los tratamientos, que consistió en una limpieza de todo aquello que estaba seco o muerto. El técnico de Patrimonio Arbóreo del CIEF, Ricardo Barberá, explica que especialistas en poda en altura talaron una rama grande que tenía tronchada y eliminó todas las otras ramas secas que había a lo largo del tronco. Las hojas habían comenzado a amarillear, lo que le hacía perder capacidad fotosintética.

Además, se contrató a una empresa especialista en tratamientos por endoterapia, una técnica por la cual se inyectan los fitosanitarios directamente en el tronco. Primero se le inoculó una fórmula contra los barrenadores, unos pequeños insectos cuyas larvas perforan la madera y se la comen, creando ramificaciones que impide que la salvia ascienda. «Parecía que lo más probable fuera que hubiera sido atacado por estos insectos, pese a que no presentaba síntomas demasiado evidentes, pero actuaría como un medicamento preventivo», explica Barberá.

Además, aprovechando la técnica, los especialistas decidieron inyectarle también un tratamiento revitalizante con nutrientes que le ayuden a recuperar la vigorosidad y la vitalidad.

La tercera intervención que se decidió realizar fue cuidar el entorno del pino. «Recomendamos mejorar la hidratación del árbol y para ello se aportó una parte de tierra fértil para tapar una cárcava que había junto a él, de forma que cuando se le riegue o cuando llueva, pueda entrar el agua en la ladera. «El ayuntamiento aportó la tierra y cedió la maquinaria para repartirla por el área, y se le aplicaron aminoácidos al agua para revitalizar las raíces», explica Barberá. El riego se alargó durante todo agosto con más de 6.000 litros de agua repartidos en cinco aportaciones, algo que se mantendrá en el tiempo.

La firme intención de alargar la vida de este pino llevó al consistorio a cerrar una paso hacia una zona de picnic porque los vehículos pisaban las raíces del árbol. Sin embargo, Barberá recuerda que el límite de edad del pino carrasco suele ser de 300 años. El Pino Gordo debería estar ya en su límite, cerca de su muerte natural», afirma. De hecho, en el CIEF trataron también al Pi de la Bassa, en Serra, que murió con 270 años según se le contabilizó.

«No sabemos la causa concreta de lo que le está pasando, pero lo que le hemos hecho ha sido aplicarle tratamientos que le permitan mejorar si tiene algo que corregir y poder rebrotar de nuevo», explica Barberá. ¿Cuándo? «Hasta donde se, no ha ido a peor, está estable. Habrá que esperar a la primavera para ver si rebrota con normalidad o tiene una recaída».

Compartir el artículo

stats