Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Utiel-Requena Sostenible avala el blindaje del Consell contra los parques solares que ponen en peligro la vid y el turismo

Piden que el gobierno asegure la protección real del territorio y una planificsación "más detallada" que evite la "desmesura" de los 12 proyectos que hay sobre la mesa

Paisaje donde se proyecto la planta Limonero Solar, de 250 hectáreas a 2,5 kilómetros de Requena. Las montañas del fondo son el Parque Natural de Chera-Sot de Chera

La proliferación de plantas fotovoltaicas para generar electricidad podrá tener un menor impacto sobre las áreas con viñedos tradicionales. Así se desprende del Plan de Acción Territorial que blindará seis entornos indisolubles de la actividad vitivinícola en la Comunitat Valenciana donde se encuentra la comarca de Requena-Utiel, prolífica en la producción de vino y un referente paisajístico y de turismo que este nuevo sector empresarial amenaza.

Por eso, desde la Asociación Utiel-Requena Sostenible ven con buenos ojos esta nueva iniciativa de la Conselleria de Política Territorial. Al menos, va en la línea de lo que defienden: la instalación de las energías renovables de forma ordenada y con sentido común. "Vivimos del paisaje, tanto a nivel agrario con la vid como en el turístico, si nos lo quitan, no quedará nada", señala Julián Soriano, miembro de la asociación.

Por eso, Soriano apunta a que es una buena iniciativa por parte de la Generalitat pero insuficiente. "Pedimos que todo esto se amplíe con una modificación del decreto 14/2020 que asegure la protección real del territorio y una planificación más detallada que evite la desmesura de proyectos poco razonables que actualmente hay sobre la mesa", señala.

Macroplantas proyectadas en la comarca Requena-Utiel

En concreto, son 12 parques solares y 7 plantas eólicas proyectadas sobre la comarca de Requena-Utiel, aunque la mayoría de ellas se concentran en el municipio de Requena, el más extenso de todos. Según apunta Soriano, el decreto que regula la instalación de estas plantas recomienda que estas instalaciones renovables lo hagan sobre suelo urbano o urbanizable, pero no es un requisito fundamental si no una recomendación. Por eso, "no se está cumpliendo", asegura Soriano. "La abrumadora mayoría están proyectados en suelos no urbanizables, sobre tierras agrícolas", apunta. En Requena hay varios que se localizan dentro de la Reserva de la Biosfera del Cabriel y en la zona de amortiguación de impactos del Parque Natural de las Hoces del Cabriel.

"Valoramos mucho las acciones de la Conselleria de Política Territorial, pero el resto de consellerias implicadas deberían tomar nota", dice Soriano en alusión a la conselleria de Agricultura, quien toma parte también en estos permisos.

Contestación social a los proyectos

La asociación nació a principios de 2021, un momento donde comenzaron a llegar a los despachos de los ayuntamientos de la comarca un buen número de propuestas y solicitudes de empresas para instalarse en la zona. Desde entonces se han hecho manifestaciones y conferencias por todos los municipios para informar a los residentes de lo que está pasando. "Buscamos sacarlo a la luz, porque hay mucha desinformación; saben que se van a realizar proyectos pero no de la verdadera extensión que tienen", lamenta Soriano.

Esto se debe a dos motivos. Por un lado, muchas de las empresas impulsoras de estos proyectos parten sus plantas en varias instalaciones para solicitar los permisos pertinentes en conselleria y no al Ministerio, de quién dependen las plantas que generan más de 250 kW. Por otro lado, cuando una empresa ofrece a un o una terrateniente comprar su parcela, solo es consciente de las hectáreas que vende él, pero no de la dimensión que tendrá la planta en su conjunto.

Campos de viñedos en Requena

"Es difícil, porque hay que conjugar dos perfiles: personas que trabajan en el campo y ante la falta de relevo generacional prefieren vender su tierra, y los que siguen trabajando y estas plantas perjudican su negocio del vino", señala Soriano.

Precisamente un buen número de bodegas se han sumado a esta causa de Utiel-Requena Sostenible, así como ayuntamientos que quieren regular la expansión de las plantas fotovoltaicas.

Como explican en la asociación, esta semana es clave porque termina el plazo de alegaciones se siete parques solares y esta asociación, el Departamento de Prehistoria de la UV y varias bodegas han prensentado sus reticencias.

El plan de Política Territorial

Son paisajes singulares dominados por viñedos tradicionales. Arrastran tras de sí unos significados históricos, patrimoniales e identitarios de gran calado, pero se encuentran amenazados y en fuerte competencia con otros usos y actividades que pueden poner en jaque el desarrollo de una economía al alza por el impulso del enoturismo.

Para evitarlo, la Conselleria de Política Territorial ha comenzado a bordar un escudo protector específico a través de un plan de acción territorial que blindará al menos seis entornos indisolubles de la actividad vitivinícola en la Comunitat Valenciana: Vilafamés, les Useres y Benlloch, La Serranía y la Hoya de Buñol, Utiel-Requena, Marina Alta, Vinalopó Mitjà-Alicante, les Alcusses, els Alforins y la Vall d’Albaida

Compartir el artículo

stats