Cientos de estorninos han muerto desde hace diez días en la comarca de Requena-Utiel por causas que todavía se desconocen. Los Agentes Medioambientales de la zona dieron el aviso ante la proliferación de aves que estaban muriendo en los entornos de parques y jardines de ambas localidades y de San Antonio, tras haber pasado la noche en dormideros urbanos, es decir, en nidos que ellos mismos fabrican en las ciudades o pueblos.

La mortandad detectada la han calificado de "inusual" en este tipo de estorninos, los pintos, que anidan en esta comarca valenciana. Según los agentes describieron, primero las aves agonizan y acaban por morir en las calles de estos municipios. Varios de esos ejemplares fueron enviados al Centro de Recuperación de Fauna de El Saler, de la Conselleria de Agricultura, Transición Ecológica y Desarrollo Rural para que investigaran las posibles causas de estas muertes en masa.

Según ha podido saber este diario, la conselleria que dirige Isaura Navarro se ha puesto en marcha en tratar de averiguar qué esta sucediendo. Tres veterinarios inspeccionan a las aves que han llegado a València y han descartado que sea una gripe aviar, ya que los resultados han sido todos negativos. Tampoco la muerte se debe a la ingesta de raticida o otro tipo de veneno que pueda estar presente en entornos urbanos.

"La causa de la muerte puede ser multifactorial y se están tratando de encontrar, pero en los últimos días ha bajado esa mortandad", señalan desde conselleria, aunque los agentes medioambientales de Requena han seguido encontrando cada día nuevos ejemplares muertos.

Un agente medioambiental junto a un estornino pinto muerto en Requena por causas que se desconocen.

Hay otros precedentes en otras ciudades de España como Barcelona o Ferrol. En esta última, en diciembre de 2021, unos 150 ejemplares cayeron desplomados del aire por motivos que a priori se desconocían y tras hacer las autopsias pertinentes por parte de los veterinarios se determinó que fallecieron por hemorragias derivadas de una colisión múltiple. Otros factores de muerte se ha debido, en otros casos, a una electrocución múltiple o a una infección que se contagia rápidamente en este tipo de aves que conviven en bandada.