El 25 de noviembre de 2022, el DOGV publicó la modificación del Plan Especial de la Zona Eólica número 9 de la Generalitat, que implica a diez municipios de Requena-Utiel, La Hoya de Buñol y La Serranía. Se trata de un proyecto iniciado en 2001, tumbado en 2009 y repescado en 2020 hasta que el año pasado dio sus primeros pasos obteniendo luz verde en los trámites administrativos que se requieren para poner en marcha estas zonas de aprovechamiento eólico. Hace unas semanas el proyecto salió a exposición pública y tras él se encuentra Eólicas Mare Nostrum, la sociedad creada por Fernando Roig a través de Med Wind y Acciona que tras 20 años ven cómo se desatasca este proyecto.

La reactivación del plan ha pasado desapercibido en buena parte de los consistorios a los que afecta, pero no ha tardado en generar inquietud en la ciudadanía, que ve peligrar la sierra de Utiel que recorre varios términos municipales. En concreto, está prevista la instalación de ocho parques eólicos que afectan a diez términos municipales, tanto por la instalación de los aerogeneradores, como por la construcción de subestaciones eléctricas o las vías de evacuación. En un inicio eran 10 los parques eólicos programados pero dos de ellos no obtuvieron las autorizaciones medioambientales exigidas.

Tal como se desprende del documento de la Conselleria de Economia Sostenible, se hace pública la autorización de los parques eólicos de Cerro pelado, Sierra Bicuerca, Sierra Bicuerca II, Sierra de Tejo, Sierra de Chiva, Cabezo de Fraile, Sierra de Negrete I y Sierra de Negrete II. Todas ellas están promovidas por Eólicas Mare Nostrum y tienen distintos megavatios de potencia y presupuestos, según los aerogeneradores que van a instalarse en cada zona, en función de los permisos que establece la Generalitat Valenciana para las zonas de explotación eólica, mucho más restrictiva que la fotovoltaica por el impacto medioambiental y paisajístico que tienen.

La última palabra para dar el visto bueno a este proyecto -modificado en diversas ocasiones desde 2001- es la dirección general de Industria, Energía y Minas, cuya responsable es la socialista Silvia Cerdà. Este departamento se incluye dentro de la Conselleria de Economía que ostenta Compromís a través del conseller Rafa Climent, quien debe dar el último aprobado a estas instalaciones que tienen un presupuesto total de 225,1 millones de euros. Se trata de un proyecto controvertido que cuenta con la instalación de 63 aerogeneradores.

Plano de zonas del Plan Eólico de la Comunitat Valenciana. L-EMV

El primero de los parques se instala en el oeste entre Camporrobles y Fuenterrobles, y es el Parque Eólico Cerro Pelado con 48 mW de potencia y un coste de 33,7 millones de euros, donde actuarán 10 aerogeneradores instalados y conectados a una subestación propia -todos tienen una- y cuya energía se transportará hasta Requena, donde se centralizará toda la energía de estos parques. En los mismos términos municipales se instalará el de Sierra Bicuerca I y II, el primero con 38,4 megavatios de potencia y el segundo con 34. El más grande cuenta con un presupuesto de 29,7 millones de euros y 8 molinos y el segundo supondrá una inversión de 15,5 millones para 5 aerogeneradores.

En el término municipal de Siete Aguas se encuentra el Parque Eólica Sierra de Tejo, uno de los más grandes de esta zona con una inversión de 34,4 millones para obtener 45 megavatios de potencia. Tendrá 10 aerogeneradores, uno más que el de la Sierra de Chiva, que con un presupuesto de 32,6 millones generará 43,2 megavatios de electricidad.

El de Cabeza de Fraile es el más pequeño de todos los integrados en este paquete con 18 megavatios de potencia y 13,5 millones de inversión para 4 molinos; en la Sierra de Negrete I se instalarán 8 para generar 38,40 megavatios de potencia y 37 millones y la Sierra de Negrete II serán 40,5 megavatios con 9 aerogeneradores y 28,7 millones de euros. El parque Sierra de Negrete I es el más extenso y afecta a parcelas de Benagéber, Utiel y Requena.

Limitaciones con la Red Natura 2000 y Emergencias

Una de las características de estos parques eólicos y uno de los mayores temores que hay en su instalación es el impacto que tienen sobre el medio ambiente. Así se desprende del estudio ambiental y territorial estratégico y del estudio de impacto ambiental impulsado por la Dirección General de Medio Natural y Evaluación Ambiental.Allí se describe que los aerogeneradores tendrán una altura de 105 metros, y los tres parques ubicados en el término municipal de Utiel tienen que contar con un informe favorable sobre las repercusiones que puede tener sobre la Red Natura 2000.Son el parque eólico Cabeza de Fraile como el de Sierra de Negrete I y II, que lindan con estas zonas de especial protección de la avifauna y flora. 

La zona 9 del Plan Eólico de la Generalitat Valenciana abarca desde Utiel hasta Chiva a través de la sierra Martés L-EMV

De hecho, algunos de estos parques también serán limítrofes conZonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), lo que ha dificultado su tramitación a lo largo de estos años por la implicación y riesgo que suponen estas instalaciones para los ejemplares que habitan esta sierra, como las águilas perdiceras o búhos reales. 

Se necesita una autorización concreta que valide la no invasión de zonas protegidas por la Red Natura 2000 de estos parques a menos que el Consejo de Ministros o el Consell dictaminara que hay razones de interés público de primer orden para tener que instalarse allí. 

El informe también advierte de otro factor: el parque eólico de la Sierra de Chiva, de acuerdo con un informe de la Agencia de Seguridad yRespuesta a las Emergencias, tiene aerogeneradores que se sitúan junto a la base de extinción de incendios forestales de Siete Aguas, lo que tenido que ser corregido para poder instalar aerogeneradores en este parque eólico.