Egevasa emitirá de nuevo la factura del agua en Requena tras liquidar el canon

La cuota de junio se ha disparado para los residentes al haberse cobrado de golpe la tarifa del canon que quedó suspendida en pandemia y que se abona ahora fraccionada hasta 2026

La entidad explica que la nueva empresa concesionaria del agua, Aqlara, no solicitó asumir el pago de ese canon, por lo que Egevasa lo liquidó completamente

Extracción de agua potable

Extracción de agua potable / Agencias

Amparo Soria

Amparo Soria

El vecindario de Requena puede estar algo más tranquilo después de que Egevasa, empresa pública concesionaria de las aguas en este municipio hasta el 30 de junio, informara ayer de que están trabajando contrarreloj para devolver los importes de las facturas cobradas a los residentes, que llegaron con recargo sorpresa: las cuantías se duplicaban y triplicaban los recibos habituales, lo que ha generado una avalancha de clientes en la oficina de atención del ayuntamiento así como de Egevasa y la nueva concesionaria, Aqlara.

La explicación es algo enrevesada: el Consell del Botànic suspendió por la pandemia del Covid-19 el pago del cánon de saneamiento, un impuesto que recibe la Generalitat de todos los contribuyentes por tratar las aguas residuales que se emiten en hogares y empresas. Esta cuantía quedó congelada y en octubre de 2023, el nuevo Consell la reactivó: todo el dinero que no se había percibido durante la pandemia se pagaría de forma prorrateada en las facturas, entre octubre de 2023 y septiembre de 2026, con recargos pequeños que no incrementaban de forma sustancial los recibos.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Requena sacó a concurso este servicio y lo ganó Aqlara, la nueva empresa que dispondrá de las aguas de Requena y sus aldeas desde el 1 de julio. Según explica en Egevasa en un comunicado hacia el Ayuntamiento de Requena, cuando se hizo el traspaso de una empresa a otra, no fue remitida "ninguna propuesta de subrogación", por lo que la entidad provincial ha cobrado, de golpe, la cuantía del canon que sería prorrateada durante dos años más. De ahí que se hayan disparado las facturas de agua emitidas en junio.

Egevasa aclara que el cobro de este canon fue suspendido en 2022 y exigible de nuevo en 2023 y, según el decreto Ley 11/2023, se especificaba que cuando se diera de baja el servicio, había que liquidar "íntegramente a las personas abonadas" ese canon. Como no había una regulación concreta para el caso de suspensión de la concesión, se aplicó la normativa establecida por la Entidad de Saneamiento de Aguas (Epsar).

Tanto Egevasa como el Ayuntamiento de Requena llevan en conversaciones casi una semana hasta que el viernes por la mañana se ha llegado a un acuerdo. "Estamos trabajando para poder atender el requerimiento del ayuntamiento y poder llevar a cabo la retroacción de la facturación y emitir una nueva en la que no se incluyan los importes aplazados del canon de saneamiento", dicen en la resolución. Esto implica que se cancelaría la última factura para emitir una nueva sin la recarga del impuesto.

"Este es un procedimiento complejo, no sólo desde el punto de vista técnico, sino también al verse involucrados terceros ajenos a la relación obligacional que nos ocupa, como son las entidades bancarias que ya han cargado en cuenta los recibos cuyo pago se encuentra domiciliado, cuestiones que deben resolverse para evitar duplicidad en los pagos que realicen las personas abonadas", señala la empresa pública.

Además, informan que la oficina de atención al cliente permanecerá abierta todo el mes de julio para atender las demandas de los usuarios hasta que la entidad encuentre la mejor forma de devolver el dinero a los usuarios.