Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Açò és massa»

El primer fichaje será Manel Rico, que vuelve al equipo de su pueblo después de jugar en el Llosa la pasada temporada

«Massa» para la UD. «Massa» para Benigànim. Sí, así es. Los sueños (a veces) se hacen realidad. El Benigànim es de Tercera. Lo ha conseguido. No sin esfuerzo y sin sufrimiento, pero está en categoría nacional por merecimientos propios. Esta es la primera vez que la UD asciende a Tercera División. Ha sido al tercer intento después de cuatro partidos no aptos para cardíacos. Si hubo que llegar a los penaltis en la primera eliminatoria ante el Almassora, el Massanassa demostró en la segunda porque es más peligroso fuera de casa que en su propio feudo. El 0-1 de la ida fue rápidamente igualado el pasado sábado. Momento clave de la eliminatoria. Sin tiempo para adueñarse del partido, Kevin lograba poner el 1-1, un resultado que seguía siendo peligroso, pues con un gol el Massanassa ascendía gracias al valor doble de los goles fuera de casa. Mateo se encargaba antes del descanso de allanar el camino del Beni, pero en la segunda parte otro tanto visitante convertía el último tramo en no apto para taquicárdicos. Los celestes rozaron el tercero, pero los de Mullor resistieron hasta la extenuación.

El pitido final fue toda una explosión de júbilo. Uno de los más emocionado era Nando Muñoz, que hace un año tuvo el ascenso en Cullera. «El fútbol ha sido justo con nosotros y, particularmente, conmigo después de rematar cinco centímetros por encima del larguero el año pasado. No nos lo creemos todavía y, seguramente, el tiempo dará cuenta de esta cita histórica». El todoterreno franjirrojo se ha mostrado orgulloso por «haber conseguido el ascenso a la tercera y en casa. Se lo merece la afición que ha estado con nosotros todo el año y la directiva, familiares o nosotros mismos por todo lo que hemos sufrido». Muñoz es de los que vivía el primer ascenso a tercera en su carrera, si bien la categoría ya la conoce de su época en el Ontinyent. «Nunca había subido, pero sabíamos que había que sufrir para conseguirlo. Hemos tirado de casta y las ganas de ascender han hecho el resto». Por último, Nando apela a la unión del grupo como sustento del ansiado éxito cosechado esta temporada. «Somos un grupo de amigos, de buena gente. El Benigànim es como una familia. Un pueblo humilde que jugará en tercera con mucho esfuerzo. Aquí no hay dinero, pero hay ...», sentencia el jugador.

Otro de los protagonistas del sábado fue Alberto, la apuesta de Miguel Ángel Mullor para tratar de sorprender al Massanassa en el último asalto. El extremo de Vallada fue un hombre determinante la temporada pasada, pero este año ha estado más fuera que dentro del equipo por culpa de las lesiones. «El año anterior disfruté como nunca y aunque este ejercicio no ha sido igual por estar lesionado, salir titular el partido definitivo y ascender ha sido una gran alegría. He tratado de dar todo lo que tenía dentro y al final ha valido la pena». Alberto piensa que el Benigànim se ha ganado justamente el ascenso de categoría en los terrenos de juego. «Los demás nos superaban en nombres y en presupuesto, pero nosotros hemos ganado a todos en ilusión. Estamos encantandos», certifica.

Compartir el artículo

stats