Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rus descarta medidas contra el arquitecto imputado: «La justicia ha de hacer su camino»

El alcalde afirma que no quiere «adelantarse» a los hechos al ser preguntado por si confía en el técnico municipal

El alcalde de Xàtiva, Alfonso Rus, descartó ayer adoptar de momento nuevas medidas contra el arquitecto municipal después de revelarse su imputación por presuntos delitos de prevaricación y falsedad documental a raíz de la adjudicación de las obras de la plaza de toros. Al preguntarle este diario si sigue confiando en el técnico, el dirigente recordó que en agosto el ayuntamiento abrió un expediente a Antonio Vela para esclarecer los hechos, antes de defender la actuación del equipo de gobierno tras la investigación abierta por un juzgado de Xàtiva en torno al arquitecto, denunciado por otro profesional que lo acusa de haber cobrado facturas de la consultora CMD, la misma que confeccionó el proyecto de la cubierta de la plaza gracias a un informe positivo del propio Vela y que preparó el pliego de condiciones para la licitación de una obra que, casualmente, el mismo estudio se adjudicó al concurrir al concurso junto a la constructora Llanera.

Rus dijo que no quiere «adelantarse» a los acontecimientos y apuntó que, antes de tomar decisiones, la justicia «ha de hacer su camino». El alcalde, que declaró como testigo ante la juez junto al concejal de Urbanismo, remarcó que el asunto «no es nuestro, sino del arquitecto» para desmarcarse de un proceso que definió como «un tema personal entre dos socios que se pelearon». La denuncia original incluía información sobre los sobrecostes de la obra de la cubierta, que arrancó con un presupuesto de 6 millones y se disparó hasta superar los 12. Rus indicó que su labor se limitó a captar más subvenciones para financiar las obras del coso y a aprobar «lo que ellos (en referencia a los técnicos municipales) nos dijeron». El alcalde justificó el incremento de costes por las exigencias de la Conselleria de Cultura y los imprevistos surgidos durante la rehabilitación del BIC, que arrancó sin el visto bueno de Patrimonio. En septiembre, el ayuntamiento se personó en el proceso, aunque el ejecutivo se negó a que el arquitecto compareciera en el pleno.

Sobrecostes bajo sospecha

Aunque la investigación podría ampliarse, bajo sospecha judicial de momento solo se encuentra el técnico municipal, por apoyarse en la consultora CMD para que redactara el pliego de una obra cuya ejecución luego la propia firma se adjudicó en 2005 al presentarse al concurso al alimón junto a la constructora Llanera, pese a no presentar la oferta más económica. La denuncia señala que Vela, que informó favorablemente tanto de la licitación como sobre los sobrecostes, habría cobrado 6.000 ? del estudio a través de una empresa particular. La firma es la misma a la que Urdangarin encargó su frustrado macroproyecto deportivo de 1.000 millones en l'Albufera y Rus buscó para cubrir la plaza de Valencia.

Compartir el artículo

stats