Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Albaida remarca que el déficit se disparó en 2012 por las facturas en los cajones

El ayuntamiento tuvo que pagar 836.079 ? en gastos sin consignación y sentencias en contra del anterior gobierno

Las facturas gastadas sin consignación presupuestaria con las que el gobierno municipal de Albaida se fue encontrando al entrar al ejecutivo en 2011 tienen la culpa de que el ayuntamiento cerrar 2012 como el segundo con mayor remanente negativo de tesorería, según el informe de la Sindicatura de Comptes del que ayer se hizo eco Levante-EMV. Según ha remarcado el alcalde de la localidad, Josep Albert, ese año la corporación municipal aprobó reconocimientos extrajudiciales de crédito por un importe de 348.285 euros, una cantidad de gasto no previsto al comenzar el ejercicio (al no estar contabilizado) que hizo descuadrar el presupuesto. Además, en 2012 el consistorio tuvo que pagar 487.794 euros en concepto de indemnizaciones por despido y gastos jurídicos como consecuencia de sentencias en contra derivadas de la anterior etapa de gobierno y de los ajustes a los que se tuvo que enfrentar el nuevo ejecutivo para hacer frente a una deuda millonaria que sigue asfixiando las finanzas municipales.

Superávit en 2013

De hecho, el mal estado contable de la corporación llevó en 2012 al Gobierno a retener el 50% de los fondos que tendría que transferir a la localidad procedentes de los ingresos por impuestos del Estado, para cobrarse el dinero prestado a la entidad local a raíz del plan de pago a proveedores que permitió poner al día el interminable listado de deudas pendientes con empresas. El Ayuntamiento de Albaida cerró 2012 con un déficit de 488.684 ? y un remanente de tesorería negativo de 8,5 millones.

Sin embargo, en 2013 la tendencia se invirtió y la corporación municipal logró cerrar el ejercicio con un superávit de medio millón de euros, una vez liquidadas las facturas en los cajones y enderezada la economía local.

Compartir el artículo

stats