Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cáritas auxilia a casi 200 menores y a 50 familias más que en 2012 en Xàtiva

Crece un 30% el número de personas naturales de la ciudad que demandan ayuda al colectivo

Cáritas auxilia a casi 200 menores y a 50 familias más que en 2012 en Xàtiva

Cáritas auxilia a casi 200 menores y a 50 familias más que en 2012 en Xàtiva

Cáritas atendió en 2013 en Xàtiva a 196 menores de edad y a unas 50 familias naturales de la ciudad más que el año anterior, lo que representa un incremento del 30%. Según los datos de la organización a los que ha tenido acceso Levante-EMV, durante el pasado año 364 familias y un total de 950 personas de la ciudad requirieron auxilio de sus voluntarios para cubrir las necesidades básicas. Al igual que ha ocurrido de forma generalizada, el número de personas de origen extranjero atendidas por Cáritas se redujo respecto al balance de 2012, mientras que volvieron a incrementarse exponencialmente los beneficiarios del territorio, lo que da una idea del impacto de la crisis en las maltrechas economías familiares. De las 364 familias que precisaron de ayuda, 214 eran españolas y 150 procedentes de otros países, cuando no hace mucho la balanza era contrapuesta.

La lectura de las cifras recabadas por las cinco parroquias adheridas a la red en Xàtiva, da cuenta del exilio forzado al que se han visto abocados muchos inmigrantes, esencialmente procedentes del sur de América, explica Consuelo, coordinadora de la organización local. En menor medida también se han producido marchas de residentes originarios del este de Europa y, en menor medida, de Marruecos y el norte de África. Una visión con perspectiva permite conocer con más detenimiento los efectos de la crisis: en 2010 fueron 147 las familias atendidas en el economato, menos de la mitad de las actuales.

Los coordinadores del movimiento subrayan que la alimentación es «la estrella» de las demandas de vecinos con escasos recursos, muchos de ellos al borde de la exclusión social. Cáritas destinó a repartir comida para los más necesitados 12.734 euros en 2013, un 31% de sus gastos totales, que se elevaron a los 41.000 euros. Pero la labor del colectivo no acabó ahí, puesto que inyectó 7.850 euros para pagar alquileres, recibos de agua e incluso cuotas de la hipoteca para personas que no pueden asumir estos gastos y 1.110 euros para sufragar los alimentos que muchos han dejado de poder pagar. Por otro lado, Cáritas abonó 2.900 euros en otros gastos necesarios como la adquisición de botellas de butano y 729 euros para repartir libros y material escolar de todo tipo entre los alumnos con necesidades de este tipo. En este punto, a través de un convenio sellado con el Claret, el colegio apoya económicamente a las familias abonando 1.000 ? con el mismo fin.

Pese a que la necesidad aprieta y las peticiones de auxilio volvieron a incrementarse a lo largo del pasado año, los ingresos de Cáritas procedentes de las colectas de las parroquias en las misas celebradas el segundo domingo de cada mes se vieron menguados. La organización tuvo unos ingresos de 38.000 euros de donativos particulares y de las citadas colectas, mientras que los gastos fueron 3.000 euros superiores. La aportación de Cáritas Diocesana fue fundamental para permitir a la entidad realizar su labor.

Compartir el artículo

stats