Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un nuevo hogar para la Santa Cena

Los trabajos de mudanza dejan para el final las piezas pictóricas de mayor tamaño y el popular cuadro de Felipe V

Un nuevo hogar para la Santa Cena

Un nuevo hogar para la Santa Cena

­

Envueltos en un aura de meticuloso cuidado y secretismo casi místico, los técnicos que trabajan en el traslado y montaje de las piezas expositivas de l´Almodí hasta el nuevo museo de Bellas Artes tenían ayer una misión especialmente delicada. Era el turno de transportar La Santa Cena, pero los coordinadores de la mudanza se guardaron de desvelar cuándo se efectuaría el viaje para evitar a los curiosos. La valiosa obra de Vicente López debía ser trasladada junto al Retrato del Rey Fernando VII hasta la Casa de la Enseñanza, con la supervisión exhaustiva de cinco operarios de la Fundación Luz de las Imágenes. La entidad ha completado ya la mudanza y posterior montaje de 46 de pieza de arte depositadas en l´Almodí por el Museo Nacional de El Prado, entre las que se encuentran la Cruz de Término, realizada en piedra tallada durante los siglos XIV-XV, el Retablo de la Transfiguración del Maestro Borbotó (siglo XVI) o el Artesonado de Santa Clara (s. XIV-XV). El coordinador de las obras de restauración mueble de La Luz de las Imágenes, José Luis Navarro, ha señalado que se trata de cerca de medio centenar de obras que tanto por sus características físicas, peso y dimensiones, como por las complicaciones técnicas, altura y accesos, necesitan de una intervención muy concreta. De esta forma, la manipulación de las obras se realiza con total garantía, tanto para extraerlas del Museo como para introducirlas e instalarlas en la Casa de la Enseñanza. Ayer también fue trasladado el Altar Mayor de la Seo durante los terremotos de 1748, de autor desconocido, un lienzo de gran tamaño y de autor desconocido.

Además de las obras singulares, en la Casa de la Enseñanza también descansan ya las piezas propiedad municipal y de formato menor. Los especialistas han dejado para el final las obras pictóricas de mayor formato, que, por sus características físicas requieren de un proceso extremadamente delicado para que la manipulación de la obara «se realice con total garantía», tanto a la hora de extraerlas de un edificio como para introducirlas e instalaras en otro. También precisan de técnicos «que conozcan las obras y cómo tratarlas», según expuso ayer el director del museo municipal, Ángel Velasco.

Felipe V aguarda su turno

El ayuntamiento confía en completar el traslado de la totalidad de la colección artística de l´Almodí a la nueva ubicación en agosto.«A partir de ahí las ubicaremos y las situaremos en las salas», añadió el arqueólogo. La regidora de Cultura, María José, Pla no quiso aventurarse a poner una fecha concreta para la inauguración del Museo de Bellas Artes „que en los últimos ha ido fluctuando„, si bien Velasco la señaló probablemente «para octubre o noviembre».

De momento, lo que sigue siendo también una incógnita es el traslado del cuadro más visitado del museo, que probablemente será el último en abandonar el edificio, dada su popularidad. El retrato de Felipe V aún aguarda su turno en la primera planta, a la espera de que los técnicos lo conduzcan junto al resto de piezas. El halo de misterio envuelve el proceso como la leyenda persigue al cuadro por su peculiar forma expositiva. Cuando deje l´Almodí, el viejo museo se convertirá en un recipiente exclusivo del patrimonio arqueólogico descubierto en Xàtiva a lo largo de los tiempos.

La Luz de las Imágenes ha restaurado en Xàtiva cinco edificios y piezas como la propia Santa Cena, entre ellos, la Casa de la Enseñanza, donde invirtió 1,8 millones de euros.

El rehabilitado edificio constituye una fábrica de mediados el siglo XVII constuirda bajo los auspicios del Arzobispo Mayoral y atribuida a Fray José Alberto Pina.Funcionó como escuela nacional para niñas y, luego, como escuela técnica.

Compartir el artículo

stats