Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos se suman a reclamar alternativas al ocio nocturno en el Mercat

La asociación comparte la idea de los «pubs» para frenar la degradación de la plaza Alegan contra la propuesta de declaración ZAS al considerarla muy laxa

A pesar de las diferencias que separan a los dos «lobbys» enfrentados, tanto la asocicación vecinal del casco antiguo como el colectivo de bares y «pubs» del enclave histórico comparten una premisa básica: la plaza del Mercat y alrededores no puede reducirse a una zona de ocio nocturno. Si hace unas semanas eran los propietarios de los locales los que se manifestaban partidarios de impulsar alternativas ligadas a actividades artísticas, culturales o populares con el propósito de relanzar un área que se ha ido despoblando y degradando con el paso del tiempo, ayer fueron los miembros del colectivo de residentes los que emplazaron al Ayuntamiento de Xàtiva a «posicionarse» entre «un casco antiguo degradado o un casco antiguo cultural». La asociación vecinal requiere así al consistorio que intervenga para propiciar un cambio en el histórico enclave, después de censurar la propuesta de declaración de la plaza y 12 calles adyacentes como Zona Acústicamente Saturada (ZAS) por su excesiva laxitud. La tramitación se inició a raíz de las quejas de los propios residentes por el ruido que supera el máximo permitido según demostró un estudio acústico y el botellón los fines de semana. La asociación ya ha manifestado que presentará alegaciones al proyecto y que trasladará a la Generalitat «la recopilación de datos, quejas, denuncias e instancias que a lo largo de estos 16 años se ha elaborado». Será la administración autonómica quien decidirá al final si las soluciones que plantea el ayuntamiento son suficientes o no.

«La ZAS no aporta soluciones»

Como adelantó Levante-EMV, la ZAS no altera los horarios de cierre en el Mercat y apenas modifica el status quo actual. «No existe ningún tipo de solución al problema acústico existente: solo han aplicado la legalidad vigente que ya la tenían que haber aplicado des del primer día, hace ya 16 años», señalan en un comunicado los vecinos, que recuerdan que las medidas exigidas, como cerrar a la hora que marca la ley, aplicar los limitadores acústicos en los locales o cerrar la puerta mediante un muelle a los espacios de ocio nocturno «ya lo contemplaba la ordenanza 8/2013 de la Conselleria de Governació i Justicia».

El colectivo ha tramitado una instancia al concejal Enrique Perigüell con el fin de abordar la problemática, después de las críticas vertidas por el edil, a quien recuredan que durante años las reuniones con otros regidores han sido permanentes sin hallar solución. Reiteran que el problema «no son los bares ni restaurantes, sino los locales que tienen licencia de pubs y café-teatro» porque, sostienen, «se cierran a altas horas de la noche y albergan gritos, orinas y vomiteras en las calles colindantes y en la misma plaza».

Compartir el artículo

stats