Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desde la Seu

en xàtiva nació san jacinto

Noviembre está marcado por la fiesta de san Jacinto Castañeda. Hemos celebrado esa solemnidad el pasado día 7 y con toda solemnidad el 9, con procesión hasta su casa natalicia. Siempre resulta una gozada visitar esta casa donde nació san Jacinto y donde se crió. Y es una gozada porque allí revivimos su vida, su vocación, su misión y también su martirio. Los paneles de cerámica que hemos colocado nos ayudan a conocer la figura de san Jacinto. Podemos contemplar la boda de sus padres en la parroquia de Enguera, el nacimiento del niño ya en Xàtiva, su bautismo en la Colegiata el mismo día del nacimiento, la toma de hábito en el convento de Sant Domenech de esta ciudad y sobre un gran retablo su beatificación por san Pío X y su canonización por san Juan Pablo II, el Grande, san Jacinto aparece arrodillado ante la Mare de Déu de la Seu.

Además se puede seguir la trayectoria de nuestro Santo mediante documentos, artículos de prensa, fotografías y sobre todo, algo que impresiona, contemplar una jaula de caña de bambú semejante a la que encerraron a san Jacinto durante tres meses y dos días. Allí vemos la figura de un dominico tal y como el Santo nos cuenta que estuvo en ella. Resulta escalofriante contemplar esta escena. No podía estirar las piernas ni los brazos, estuvo en cuclillas todo el tiempo.

Yo me pregunto muchas veces, Xàtiva tiene mucha historia, muchos personajes importantes y quizás por eso le cueste valorar lo que otros admiran y valoran. A nivel religioso tenemos a san Jacinto, santo de la Iglesia universal, una figura preciosa, su vida y su martirio cuando tenía 30 años. Ya por eso debería mover los corazones y motivar a celebrar su fiesta y todo lo que se conmemora en su honor con inmenso gozo y enorme participación cada año. Y cuesta mucho. Es verdad que cada año son más los fieles que se unen a las celebraciones, pero debería ser toda la ciudad la que honrase a su Santo.

Unas preguntas un poco maliciosas pero de muy buena fe, nos pueden tomar el pulso: ¿Han visitado alguna vez la capilla que la Colegiata dedica a san Jacinto desde 1906?; ¿saben que en la catedral de Valencia existe una capilla dedicada a nuestro Santo y que en ella se venera un lienzo que representa su martirio?; ¿saben que en las actas del Cabildo de la Seu se copió la carta del Provincial de los Dominicos de Filipinas contando lo que le ocurrió a Jacinto?; ¿ Han venerado alguna vez la reliquia insigne de san Jacinto que la Seu logró de los dominicos de santa Sabina de Roma?; ¿Saben que en el baptisterio de la Colegiata se puede contemplar la partida de bautismo de san Jacinto? Desearía que todo lo que planificamos desde la Seu ayude a conocer a san Jacinto y a intentar imitarle.

Compartir el artículo

stats