Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moixent, la Llosa y Enguera se suman a los municipios que bajan el IBI en año electoral

Los ayuntamientos apuestan por reducir el tipo del impuesto para compensar las subidas catastrales de los últimos años

Moixent, la Llosa de Ranes y Enguera han sido los últimos en sumarse a la legión de ayuntamientos valencianos que en 2015 introducirán rebajas en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) para tratar de aliviar la carga fiscal que padecen los vecinos. El Ministerio de Hacienda ha abierto la mano a los alcaldes con vistas a la inminente cita con las urnas y muchas corporaciones han optado por reducir la parte del indicador que les corresponde regular, en la mayoría de casos para compensar los efectos de las subidas catastrales impuestas por el Gobierno en los últimos años. Lo que aún está por dilucidar es el impacto real que tendrán estas modificaciones en el recibo que llega a las casas.

En Enguera, el último pleno municipal aprobó por unanimidad una rebaja de ocho puntos en el coeficiente del IBI, con la intención de contrarrestar el incremento catastral del 10% previsto para 2015 como consecuencia de la actualización de los valores de los inmuebles. Aunque inicialmente la reducción sugerida por el gobierno municipal iba a ser inferior —de dos puntos—, el acuerdo final coincide con una propuesta más drástica que se atribuye la oposición socialista para que el recibo bajara de manera efectiva a pesar de la revisión trazada por Catastro. La medida será posible gracias a la amortización anticipada de créditos financieros llevada a término por el ayuntamiento en 2014, que ha disminuido de manera significativa el importe de los intereses que deberá pagar el próximo año. Sin embargo, los técnicos municipales aún no han podido cuantificar aún el impacto económico que tendrá la rebaja del IBI. Enguera también aumentará la bonificación para la familia numerosa entre el 75 % y el 90% del impuesto.

En Moixent, el consistorio ha aprobado una rebaja de tres puntos en el tipo del IBI, que pasará del 0.73 al 0.70 en las ordenanzas de 2015, tanto para bienes urbanos como rústicos. En el caso de la Llosa, el coeficiente municipal se reduce del 0.56 al 0.52. El objetivo es el mismo que en Enguera: compensar la revisión catastral forzada por Hacienda en 2012, que ha incrementado los valores de los inmuebles.

Un 5% en Xàtiva y un 6% l'Olleria

Son muchos los alcaldes que apuestan por bajar el IBI en año electoral. En Xàtiva, el recibo bajará un 5% tras reducirse el coeficiente del impuesto en 3 puntos. En l'Olleria lo hará un 6%. Benigànim rebajará el tipo del 0.85 al 0.75. En la Pobla del Duc, la reducción de este indicador es de 15 puntos.

Compartir el artículo

stats