Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Es una acción muy cruel. Hay gente muy intolerante con los animales»

La Protectora de la Vall lamenta los ataques y anima a denunciar «para que no quede impune»

«Es una acción muy cruel. Hay gente muy intolerante con los animales»

«Es una acción muy cruel. Hay gente muy intolerante con los animales»

La colocación de anzuelos de metal escondidos entre restos de comida para provocar daños en animales en un parque de Castelló de Rugat, y que malhirió a un perro que tuvo que ser intervenido por los daños de los punzantes ganchos ha tenido las primeras reacciones. La Protectora de la Vall ha lamentado los hechos y desde la entidad animalista calificaron ayer la acción como «muy cruel». El caso de Castelló de Rugat no es el único ataque perpetrado contra animales, ya que días atrás otro perro tuvo que ser también intervenido al ingerir morcillas con agujas „hasta once alfileres le extrajeron al animal„ en un paraje de Alacant, y dueños de perros han denunciado en diversas ocasiones la intoxicación de animales por ingerir cebos de comida envenenada.

Desde la protectora de Ontinyent mostraron su «indignación y malestar» ante estos ataques y censuraron que «hay gente que es muy intolerante con los animales y se toma la justicia por su mano». Así se expresaba ayer David Vicente, integrante de la Protectora la Vall y encargado del maltrato animal en la asociación. Vicente señalaba que estos casos no son los únicos y expuso que el pasado sábado en Ontinyent «mataron a un gato de un tiro. El amo del gato lo llamó y al momento escuchó como un ruido de aire. Era el ruido del proyectil y acto seguido el gato cayó abatido. Después vio como unos hombres decían que le habían dado al gato y huyeron en una furgoneta blanca», explicaba Vicente. El integrante de la Protectora la Vall dijo que «hay un informe del veterinario que lo certifica y ahora el propietario del gato busca el casquillo de la bala, una prueba decisiva para denunciarlo ante el Seprona».

David Vicente animó a los propietarios de animales que hayan sufrido estos ataques a que denuncien. «Sabemos que es muy complicado porque se necesitan pruebas para probarlo, pero hay que denunciar en la medida de lo posible para que no quede impune», recomendó.

En los últimos días han tenido lugar varios sucesos, en Castelló de Rugat y Alacant, con perros como víctimas. En Castelló de Rugat el propietario de un can denunció la colocación de trampas metálicas en una zona verde de la calle Gerreria, un espacio con mucha afluencia de perros. La Policía Local del municipio de la Vall a alertado a los dueños de perros para que extremen las precauciones. En Alacant el cebo de comida con agujas se encontraba en el Cabo de las Huertas. En ambos casos, los animales sobrevivieron, aunque tuvieron que ser intervenidos de urgencia para retirarles los objetos punzantes que podrían haberles provocado lesiones en órganos y causarles la muerte.

Compartir el artículo

stats