Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Albaida liquida con Hacienda deudas de 200.000 euros para desatascar la nueva biblioteca

La ruina de Gestiona bloquea desde 2011 una subvención de 540.000 euros del Consell para adecuar el local en un edificio donde la empresa pública promovió 19 viviendas también paralizadas

Albaida liquida con Hacienda deudas de 200.000 euros para desatascar la nueva biblioteca

Albaida liquida con Hacienda deudas de 200.000 euros para desatascar la nueva biblioteca

El Ayuntamiento de Albaida ha puesto a su empresa municipal al día con Hacienda con el propósito de desbloquear de una vez por todas el proyecto Font de la Vila, empantanado desde hace tres años. Es el tiempo que la ruinosa situación de Gestiona mantiene paralizada una promoción de 19 pisos vacíos construidos por la sociedad pública, a tiempo que bloquea el ingreso de una subvención de 540.000 euros comprometida por la Generalitat a través del Plan Confianza para adecuar en un local del mismo edificio un espacio llamado a ser la nueva biblioteca municipal.

El inmueble está sujeto a dos préstamos hipotecarios con Bankia, que lo incluyó dentro de la Sareb, el «banco malo» creado por el Gobierno para dar salida a los activos del ladrillo. Aunque Gestiona sigue siendo la propietaria, la situación de quiebra técnica de la entidad impiden al consistorio disponer del bloque edificado. Para revertir su situación, el alcalde Josep Albert mantuvo hace un año una reunión con el conseller de Hacienda, que condicionó la transferencia de la ayuda pendiente para adquirir y acondicionar el local de la biblioteca a que Gestiona liquidara todos sus compromisos tributarios. Dicho y hecho. Después de una ardua negociación, el ejecutivo de Albaida ha conseguido llegar a un acuerdo favorable con la Agencia Tributaria, que ha aceptado compensar 190.000 euros de deudas de la empresa pública con una serie de ingresos que tenía pendientes la firma en concepto de devoluciones del IVA a su favor.

Al mismo tiempo, el ayuntamiento ha asumido una deuda de 46.000 euros en salarios, indemnizaciones y cotizaciones con diferentes extrabajadores de Gestiona, cuyo concurso de acreedores fue tumbado por los tribunales. Josep Albert destaca que estos pagos constituyen «un gran paso» y una «buena noticia» en el largo camino para sanear la empresa pública. Lo próximo será sentarse con Bankia para tratar de desatascar la parálisis en la que se encuentra el edificio Font de la Vila y poder disponer del local donde se proyecta la biblioteca. Albert pedirá a la conselleria que cumpla su palabra y transfiera al consistorio la subvención prometida con vistas a adquirir y adecuar el espacio destinado a que Albaida «pueda tener una biblioteca en condiciones», dado que la actual se encuentra muy deteriorada. Hasta hace poco, la ayuda estaba en el aire y en riesgo de perderse.

Albert reprocha al PP el «lío»

Albert afea al anterior equipo de gobierno que vinculara a un préstamo hipotecario la citada promoción de pisos incluyendo el local de la biblioteca, a pesar de conocer que este espacio iba a ser de dominio público. «Si no hubieran provocado este lío, la biblioteca ya estaría hecha», lamenta. Más difícil será el reto de desbloquear la venta de las viviendas, ante las pegas que pondrá el banco. Algunas de ellas están apalabradas desde hace años con los vecinos.

Compartir el artículo

stats