Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Empleados de cocina del Alcanyís ven que la calidad de las comidas «cae en picado»

Los trabajadores del hospital denuncian que los nuevos equipos son inadecuados y que se usan peores ingredientes

La calidad de los ingredientes «ha bajado», los medios humanos se han visto reducidos y algunos de los medios técnicos que se emplean para cocinar son inadecuados. Los trabajadores de la cocina del Hospital Lluís Alcanyís de Xàtiva afirman con impotencia que están asistiendo a cómo «cae en picado» la calidad de las comidas como consecuencia de este cóctel de factores que sufren desde que en enero de 2014 la Conselleria de Sanidad adjudicó la gestión del servicio a una nueva empresa, reduciendo costes.

Sanidad niega el recorte de plantilla, rechaza que el nuevo contrato implique una merma de la calidad de los menús que se sirven y destaca que el pliego de condiciones de la nueva adjudicación incluye una mejora de las instalaciones de la cocina.

Fuentes del personal, en cambio, denuncian a Levante-EMV que el cambio de gestión implicó una reducción de 9 trabajadores —reasignados a otras áreas— y que la anunciada sustitución de equipos y maquinaria —que comienza a ponerse en marcha un año después del inicio del contrato— no está comportando ningún salto cualitativo en sus condiciones de trabajo. Los empleados exponen que el tren de lavado se ha reemplazado por uno más pequeño «que todavía no se ha puesto en funcionamiento» y critican que el horno que se ha instalado para jubilar al anterior —con 19 años de antigüedad— «no dispone de autolavado», circunstancia que tildan de «impensable» en una cocina «donde la higiene es fundamental» y el horno se limpia dos veces al día. A raíz de este hecho, los empleados lamentan que han de combinar el uso del horno nuevo con el viejo —cuyo sistema de vapor no funciona— «para poder ofrecer a tiempo el servicio de comidas o cenas». Las mejoras también implican bajar de altura los fogones —colocados en un lugar demasiado elevado— y la instalación de un gran refrigerador «ultrarrápido» que —opinan— «sería estupendo si se preelaborara comida para ser servida a posteriori». En cambio, sotienen que «de momento —este elemento— va a tener un uso ínfimo puesto que elaboramos nuestros platos para ser consumidos en el momento». Por último, señalan que las hortalizas de cuarta gama con las que se trabaja (que ya vienen peladas) «dejan mucho que desear».

Evaluación de equipos

La dirección del hospital es conscientes de las quejas del personal y señalan a este diario que el servicio de prevención va a evaluar el comportamiento de los nuevos equipos para valorar si corresponde pedir a la adjudicataria que adopte medidas de mejora.

Compartir el artículo

stats