Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Esplendor del Palau y barrio degradado

El Palau de la Vila conforma con la iglesia de Santa Maria y el barrio de la Vila la «milla histórica» de Ontinyent El solar de Cantereria desluce una de las entradas al barrio

Si hay un lugar que un visitante o residente de Ontinyent no debe dejar de visitar por su reciente rehabilitación ese es, sin duda, el Palau de la Vila. El histórico y emblemático Palacio de la Duquesa de Almodóvar ha sido objeto de una remodelación integral con fondos del 1% Cultural y su nueva imagen se integra a la perfección en el también histórico barrio de la Vila en el que se haya.

El palacio, un edificio que tiene sus orígenes en el siglo XIII, ha sido rehabilitado y puesto al servicio de diversas actividades. En su seno acoge la Oficina de Turisme de Ontinyent, además de piezas y telares del Museu del Tèxtil. El Palau de la Vila alberga también figuras del colectivo Gegants i Cabets, que ocupan el criptopórtico (pórtico enterrado) restaurado en una fase posterior, también con fondos estatales.

El Palau de la Vila se asoma al río Clariano y se encuentra en la «milla histórica» de la capital de la Vall d'Albaida. Está junto al Pont de Santa Maria, la iglesia arciprestal de Santa Maria y la Plaça de la Vila, en pleno barrio de la Vila, declarado conjunto histórico-artístico.

La estampa del Palacio de la Duquesa de Almodóvar choca con otra, no muy lejana al histórico edificio, como es el de solares abandonados. En la Cantereria destaca uno, abandonado, con escombros y plagado de hierbajos, junto a un edificio abandonado que afea la puerta de entrada al barrio de la Vila por la Plaça de Baix, desde el Pont Vell, que cruza el río Clariano uniendo los barrios de Sant Rafel y la Vila. Los solares abandonados, junto a viviendas en estado de ruina o en un estado de mantenimiento pésimo no son una excepción en Ontinyent, que ante las decenas de espacios degradados y edificios a punto de derrumbarse intenta poner freno con actuaciones de demolición. Pero aún hay trabajo por hacer.

Compartir el artículo

stats