Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Orquestra Simfònica Caixa Ontinyent brilla musicalmente junto a Celtas Cortos

Exitoso concierto de la formación ontinyentina en el Echegaray junto al afamado grupo pop-rock

La Orquestra Simfònica Caixa Ontinyent brilla musicalmente junto a Celtas Cortos

La Orquestra Simfònica Caixa Ontinyent brilla musicalmente junto a Celtas Cortos

Tras casi tres décadas de trayectoria, Celtas Cortos —el ya veterano grupo de Valladolid— aterrizó a lo grande en el teatro de la plaza Santo Domingo de Ontinyent. Fue el pasado sábado, en una actuación en la que su música de fusión entre el rock y la influencias celtas tuvo un nuevo aliciente: el de ofrecer su primer concierto con acompañamiento sinfónico, a cargo de la orquesta de Ad Libitum, ahora llamada Orquestra Simfònica de Caixa Ontinyent, su mentor.

Tras unos temas introductorios en solitario del grupo comandado por Jesús Cifuente, voz cantante de Celtas Cortos, se sumó la orquesta bajo la batuta de Jordi Soler. Se puede decir de estos músicos que tras la elección de Celtas Cortos —y haciendo honor a la popular marca de tabaco sin filtro— la denominación ha acabado señalando la procedencia celta en sentido estricto del sonido del grupo. Y a fuerza que lo consiguieron ante un público diverso en edad, pero que llenó el recinto, gozando y aplaudiendo el clima caluroso que irradiaron los vallisoletanos. Todo ello desde una sencillez presencial y una gran entrega musical.

No copiaron ni a los Chieftains ni a Alan Stivell ni a ninguno de los grande nombres de la música celta; se limitaron a interpretar con eficacia y rotundidad una selección de su amplio repertorio. Eso sí, arropados por el calor musical de una Orquestra Simfònica Caixa Ontinyent cuyo ensamblaje parecía forjado en decenas de conciertos pese a que en realidad el del sábado en el teatro Echegaray era el recital de debut en este tipo de iniciativa musical concreta.

Se sintieron como en casa

Tal como transmitió su cantante, pese a que era la primera vez que actuaban en Ontinyent, la complicidad que establecieron los Celtas Cortos con el público les hizo sentirse como en casa. Al final, después de más de dos horas de concierto, y ante la insistencia del público, el grupo echó mano en sus bises de alguno de sus éxitos más populares, caso de, Cuéntame un cuento, del año 1991.

Compartir el artículo

stats