Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Ha sido un milagro encontrarlo"

El senderista que pasó dos días atrapado en un barranco permanece bajo observación en el Hospital General Varios voluntarios censuran la descoordinación del dispositivo de búsqueda del último día

"Ha sido un milagro encontrarlo"

"Ha sido un milagro encontrarlo"

El senderista de Xàtiva cuya desaparición movilizó a 400 personas y mantuvo a los setabenses pegados al teléfono móvil durante todo el fin de semana se recupera en el Hospital General de Valencia de las fracturas sufridas en el cráneo y las costillas tras precipitarse por un barranco de diez metros ubicado en la Font de la Quintana, donde quedó atrapado durante dos días únicamente ataviado con una camiseta y un pantalón corto. El herido fue trasladado al cap i casal el domingo después de recibir las primeras curas de urgencia y someterse a un TAC en el Lluís Alcanyís. José García permanecía ayer ingresado en planta, fuera de todo peligro, aunque bajo observación médica, según indicaron a este diario fuentes hospitalarias.

La familia del hombre confirmó su evolución positiva. Si bien las primeras pruebas prácticamente han permitido descartar que padezca lesiones cerebrales de gravedad, García ha de someterse a nuevos exámenes para comprobar si la contusión que sufrió en la cabeza le ha ocasionado alguna secuela.

La versión policial apunta que el hombre, de 60 años, resbaló mientras paseaba por las inmediaciones de la Quintana. La conmoción a raíz del accidente provocó una gran confusión al sujeto, que no recuerda nada de lo sucedido. Tampoco supo indicar a su hijo donde estaba cuando éste lo llamó, preocupado por su paradero, el viernes por la noche. En ese momento se movilizó una amplia red de búsqueda.

Policía jubilado, el vecino de Xàtiva es un experimentado senderista, perfecto conocedor del enclave en el que se le perdió la pista. Por eso, la desaparición causó gran sorpresa en su entorno. Durante toda la jornada del sábado, numerosos efectivos de la Guardia Civil, Policía Nacional, Protección Civil, Policía Local y un grupo de búsqueda canina se volcaron en la misión de encontrar a José, rastreando por un extenso radio forestal ayudados por los conocimientos del terreno prestados por alrededor de 40 miembros del Centre Excursionista de Xàtiva. Pero no fue hasta el domingo a las cinco de la tarde cuando se produjo el hallazgo del senderista, muy cerca del lugar donde casi 50 horas antes había atendido la última llamada. Su presencia pasó inadvertida para los diversos grupos que con anterioridad se habían aproximado por la localización; no en vano, éste cayó a un punto escarpado e inhóspito, de muy difícil acceso, lleno de arbustos. Fue una empleada de una cafetería quien, mientras paseaba por la zona junto a otra mujer, escuchó la voz de José y alertó de su ubicación.

Algunos de los voluntarios que participaron en el operativo del domingo por la tarde han expresado su malestar a este diario porque consideran que hubo cierta «falta de organización y coordinación» por parte de las autoridades policiales, en contraste con el despliegue tanto del día anterior como de esa misma mañana. La Policía desconcertó a los cerca de 70 colaboradores que acudieron a la batida vespertina al comunicarles que no había ningún dispositivo oficial de búsqueda programado. Los efectivos se vieron reducidos. A los voluntarios „cuyo número también se vio muy mermado„ se unieron varios policías de paisano. «Fue un milagro encontrar a José», señala uno de los voluntarios, que llega a calificar de «caótica» la operación y censura la ausencia un mando único que coordinara las actuaciones esa tarde, lamentando el derrotismo que transmitían algunas autoridades respecto a la posibilidad de localizar al desaparecido con vida. «No sabíamos qué hacer ni adónde ir. Se echó en falta una búsqueda más exhaustiva y organizada», añaden las fuentes.

«Pensamos en una desgracia»

El regidor de Seguridad de Xàtiva, en cambio, subrayó el fuerte despliegue de fuerzas policiales que se mantuvo todo el fin de semana. A las 15 horas del domingo, parte las tareas policiales se centraban en los alrededores del Merendero Pedro, cerca de la Quintana, donde la Policía Científica investigaba el hallazgo de restos de sangre cuya relación con el desaparecido quedó descartada al aparecer éste. «Fue una gran alegría: todos pensamos que había pasado una desgracia», declaró el edil. El ayuntamiento felicitó a los voluntarios y a los colectivos que colaboraron en la búsqueda «por su valentía y actitud solidaria».

Compartir el artículo

stats