Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Síndic reprende a Ontinyent por autorizar una terraza a un bar sin licencia

El establecimiento estuvo funcionando más de un año sin permiso y provocó molestias al vecindario, que lo denunció

El Síndic de Greuges ha reprendido al Ayuntamiento de Ontinyent por autorizar la ocupación de la vía pública para permitir una terraza a un bar que carecía de la licencia de apertura. José Cholbi recomienda al consistorio que «extreme al máximo los deberes legales» y que «no permita el funcionamiento de establecimientos que carezcan de la preceptiva licencia de apertura, ni se otorguen autorizaciones para la ocupación del dominio público a los titulares de los citados establecimientos en tanto no se cumplan los requisitos necesarios para ello». El Síndic también pide al ayuntamiento que «inspeccione y sancione las infracciones cometidas por establecimientos en materia de ocupación del dominio público».

La reprimenda del defensor del pueblo valenciano es debida a una infracción de un bar situado en una de las principales avenidas de la ciudad, que funcionó más de un año sin la pertinente licencia.

Una vecina denunció durante varios meses desde 2013 las molestias por los ruidos procedentes del bar y ante la inacción del ayuntamiento recurrió al Síndic de Greuges, que requirió al consistorio información al respecto. El ayuntamiento, tras varios requerimientos, remitió un informe a la institución de José Cholbi. El Síndic pone en evidencia que la actividad del bar comenzó en julio de 2013 y que la licencia de apertura —según el informe remitido por el consistorio- se concedió en septiembre de 2014, por lo que el establecimiento «ha estado funcionando más de un año sin la licencia de apertura» y señala que el caso «se agrava por el hecho de que ha habido denuncias de molestias y estas no han sido debidamente atendidas por parte del ayuntamiento».

Respecto a la terraza, el defensor del pueblo señala la «absolutamente irregular» concesión de la licencia de ocupación de la vía pública, ya que el bar obtuvo la licencia de apertura en septiembre de 2014 y que el propietario solicitó la autorización para la terraza en junio de 2014, para el periodo de julio a octubre. La ley establece que «no se podrán solicitar ni conceder licencias o autorizaciones para este tipo de instalaciones accesorias [terrazas] sin que previamente se haya obtenido la licencia de apertura del establecimiento».

Además, añade Cholbi otras «irregularidades» en la terraza. Ésta superaba la ocupación permitida, ya que ocupaba unos 147 metros cuadrados, mientras que la ocupación autorizada por el consistorio era de 40 m2. El establecimiento no respetó el montaje de la terraza en horario no permitido y dejó las mesas y sillas en la calle, tal como señala el informe aportado por el consistorio.

Por ello, el Síndic insta al ayuntamiento a ser más escrupuloso en hacer cumplir la legislación y concede un plazo de un mes para que informe al defensor sobre la actuación municipal respecto a esta recomendación.

Compartir el artículo

stats