Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ontinyent está obligado a ganar al Ribarroja para meterse en promoción

El Benigànim quiere alargar el estado de felicidad por las opciones de promoción, en el feudo del Jove Español

Se acabaron los comodines. El Ontinyent CF ha gastado todas las «vidas» que tenía y ya no puede pensar en otra cosa que no sea ganar los tres partidos que restan para meterse en promoción. La primera de las finales será mañana (18 h.) en El Clariano contra el Ribarroja, que también se la juega, pero por abajo. Intereses cruzados en un choque en el que ni siquiera el empate vale a los contendientes, que necesitan la victoria para alcanzar sus objetivos.

En el caso del Ontinyent, la mentalización es total de cara a este partido. Lo que ya no está tan claro es si los hombres de Mullor seguirán atenazados por la presión de querer ganar a toda costa, algo que ya ha costado excesivos puntos. El equipo textil ha perdido su identidad en casa y hace mucho tiempo que no se ve por el recinto de la avenida del Tèxtil el espíritu de ese grupo que maravilló durante un tramo de la primera vuelta.

El Ribarroja mantiene aún serias opciones de salvación. Los de l'Horta cuentan con la baza de Carlos Luque, un técnico especializado en estas lides, que ya logró salvar al Llosa hace dos años y al propio Ribarroja la temporada pasada. El cuadro rojillo llega con subidón tras derrotar al filial del Levante, pero tiene en contra que descansa la siguiente jornada, por lo que necesita irremediablemente los tres puntos. Luque tendrá una baja destacada en el mediocampo, el bolbaitino Fran Alfonso, expulsado la última fecha y uno de los fijos del equipo.

Por su parte, José Carlos Mullor dispone de toda la plantilla para este compromiso. Jugadores, técnicos y directivos han pedido un último empujón a la afición. Solo quedan tres partidos, dos de ellos en El Clariano, y el grupo se cree capacitado para conseguir los nueve puntos. Es el último arreón y el papel de los seguidores se considera fundamental.

Tres últimas jornadas y opciones reales de promocionar a segunda división B. La UD Benigànim quiere alargar el estado de permanente felicidad en el que se ha instalado hasta dónde pueda ser. Ya ha conseguido plantarse en la antepenúltima entrega con su cuota de probabilidades para entrar en las eliminatorias de ascenso. Las cuentas de los franjirojos pasan por hacerse con los 3 puntos esta semana en el feudo del Jove Español y jugárselo todo a una carta en los dos últimos enfrentamientos directos contra Orihuela y Novelda, que marcan las posiciones de promoción con tres puntos más. El equipo de Miguel Ángel Mullor tendrá enfrente a un rival que se crece como local y que trata de dar el último aliento para asegurar la permanencia.

Dani y Víctor, baja en Benigànim

Mullor cuenta con dos bajas importantes, Dani Olcina y Víctor Fuentes. La calidad de uno y el carácter del otro son dos de los argumentos del éxito beniganense. Pero si el Benigànim está arriba es por la capacidad camaleónica que ha tenido para saber adaptarse a las circunstancias de cada partido. El encuentro en Sant Vicent del Raspeig será uno de los últimos en disputarse de la jornada (18:45).

Compartir el artículo

stats