Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

a priori

salvado con holgura

Nadie en la primera vuelta del campeonato hubiera apostado porque el Olímpic terminara salvándose con tanta holgura del temido descenso, situación que estuvo acariciando durante algunas jornadas, llegándose incluso al punto de sustituir al técnico. El equipo estuvo en la cuerda floja debido principalmente a las dificultades de conseguir marcar en portal ajeno, todavía ahora somos, junto al Badalona el equipo que menos goles ha marcado, a pesar de que en los dos últimos partidos se ha espabilado marcando cuatro con los que aminorar distancias.

Pasaron las jornadas angustiosas, el equipo, de la mano del señor Sandroni ha recobrado el equilibrio y nos ha ofrecido una segunda vuelta de auténtico lujo. Ha superado todas las adversidades en forma de lesiones, expulsiones, enfermedades y hasta escasez de jugadores útiles teniendo que utilizar jugadores del equipo juvenil, con gran éxito por cierto.

Superada la borrasca y en plena calma, hay que felicitar al señor Sandroni por haber sabido adaptar sus ideas iniciales a las realidades de su nuevo club de acuerdo con la herencia recibida de un equipo, ni mejor ni peor que el del pasado año, pero sí con la misma base y, sobre todo, con la misma capacidad de trabajo, su principal virtud, demostrada día a día tanto en los entrenamientos como en los partidos oficiales.

Mañana nos visita el Gimnàstic de Tarragona, indiscutible campeón, aunque ahora poco importa quien sea el oponente de turno, dado que el Olímpic, liberado de la penosa carga que las dudas por la permanencia significaban, competirá tan dignamente como siempre y creemos que quizá haya algún premio para los que han padecido lesiones, ofreciéndoles los minutos por los que han estado suspirando trabajando en el mas estricto anonimato con la ilusión de llegar a tiempo de despedir la temporada en condiciones de seguir jugando el año próximo.

Lástima que solo se permitan tres cambios oficiales, insuficientes para poder atender el compromiso que requiere el ejemplar comportamiento de los que menos participaron.

Compartir el artículo

stats