Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Energías

Cerámicas Mollá desmantela su planta de biomasa tras el tijeretazo a las renovables

La Generalitat autoriza el cierre definitivo de la pionera central de Xàtiva tras invertir 400.000 euros

Cerámicas Mollá desmantela su planta de biomasa tras el tijeretazo a las renovables

Cerámicas Mollá desmantela su planta de biomasa tras el tijeretazo a las renovables

El drástico tijeretazo que ha sufrido el sector de las energías renovables ha abocado al cierre definitivo de la planta de cogeneración eléctrica por gasificación de biomasa que hace 5 años construyó en su factoría la fabricante de ladrillos y tejas Cerámicas Mollá, SL, con sede en Xàtiva. La Conselleria de Economía Sostenible ha dado luz verde a la solicitud cursada por la filial de esta marca, Inversiones Setabenses Mollá (ISM), para desmantelar la instalación, que empleaba tecnología pionera en la obtención de energía en régimen especial mediante la gasificación de residuos forestales.

El proyecto se gestó con el respaldo total del gobierno autonómico, que a través de la Agencia Valenciana de Energía subvencionó las obras con una inyección de 400.000 euros procedente de los fondos FEDER para el desarrollo europeo. En 2010, los consellers Vicent Rambla y Mario Flores presentaron la central como la más grande de España y la primera de estas características que comenzaba a operar en la C. Valenciana.

La instalación dejó de funcionar hace alrededor de un año, víctima de la nueva regulación estatal del sector y de los recortes de las ayudas del Gobierno, que han impedido a la empresa rentabilizar la inversión de 3 millones de euros desplegada en su seno. La sobrecarga de deuda empujó tanto Cerámicas Mollá como a ISM „que gestionaba la energía producida por la planta„ a solicitar el concurso voluntario de acreedores en febrero de 2014. En el marco de este proceso, los administradores diseñaron un plan de viabilidad con la intención de alargar los periodos de amortización de las instalaciones, pero la falta de liquidez terminó frustrando la iniciativa. Fuentes de la conselleria señalan que la firma deberá culminar en un plazo de dos meses el proyecto de desmantelamiento de la infraestructura, en virtud de la autorización concedida por el Servicio Territorial de Energía.

Producción de 13 millones de kw

La planta, ubicada en la carretera de Genovés, nació con capacidad para generar una producción máxima de 13 millones de kilovatios al año „casi el equivalente al consumo de media población de Xàtiva„que debía permitir a la factoría funcionar exclusivamente con la energía procedente de la biomasa para fabricar sus ladrillos. Con la actuación, que convirtió a Cerámicas Mollá en un referente estatal en el ámbito de las nuevas tecnologías, la empresa perseguía ser más competitiva, optimizando costes en el proceso de cocción. Aunque su volumen de actividad se ha resentido mucho a raíz de la crisis de la construcción, la empresa de Xàtiva se mantiene de momento operativa pese a su situación concursal.

Compartir el artículo

stats