El sector agrícola volvió a desencadenar en el mes de noviembre un notable descenso del desempleo en las comarcas. La Costera contabiliza 298 parados menos que en el mes de octubre, el equivalente a una reducción del 3,9%, mientras que la Vall d'Albaida cerró el mes con 324 demandantes de empleo menos que en octubre, una caída 3,93%. La variación a la baja, sin embargo, resulta muy desigual entre hombres y mujeres: 226 varones encontraron trabajo frente a solo 98 féminas. En esta comarca, el sector de la construcción sacó de las listas del Servef a un porcentaje más elevado de parados que la agricultura, con un descenso del 7% de los inscritos, 39 menos que en el mes anterior. La reducción del paro se sitúa en el 3,95% en el sector servicios y ronda el 3% en la industria.

En la Costera, en cambio, el sector agrícola lidera sin discusión la bajada del desempleo, con un retroceso del 9,09% en el número de inscritos. Por detrás, el sector de la construcción contabiliza un 5% menos de parados frente al descenso del 4% en el sector servicios.

Xàtiva cerró noviembre con 125 parados menos que en octubre, lo que se traduce en una bajada del 3,95%. En Ontinyent, se registra una caída del 3,56%, con 147 demandantes menos. Entre los municipios de mayor tamaño, Bocairent constata la caída más significativa, del 10,75%. Otras localidades donde desciende el indicador son Aielo de Malferit (-8,7%), Albaida (-1,56%), Benigànim (2,19%), l'Olleria (-1,75%) o Canals (-2,42%).

Pero no todo es optimismo. Juan García, secretario general de la UGT comarcal, denunció ayer que en un escenario estacional en el que prácticamente la mitad de las altas en seguridad social corresponden al régimen agrario, «es especialmente preocupante la mala evolución anual del número de cotizantes del sector». García añade: «La insuficiencia de nuestro sistema de protección al desempleo vuelve a mostrar sus vergüenzas con una cobertura del 46,34 %, que alcanza hasta la fecha el peor registro histórico».