Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Multitudinario fervor por la Puríssima

Cientos de personas acompañan a la patrona de Ontinyent en la procesión del día grande de las fiestas

Multitudinario fervor por la Puríssima

Multitudinario fervor por la Puríssima

La Puríssima Concepció reclutó un año más a cientos de vecinos y visitantes en la solemne procesión de Ontinyent, que ayer por la tarde cerraba los días grandes dedicados a la patrona de la ciudad. Los Gegants i Cabets y los tradicionales bailes procesionales (Veta, Cavallets, Pastorets, la Moma) abrían la comitiva de una procesión que arrancaba de la iglesia de Santa María a las cinco y media de la tarde, este año con la incorporación de las dos nuevas figuras recuperadas, l'Àguila y la Tartuga, ésta última presentada anteayer.

Tras los Gegants y los bailes, la cruz marcaba el inicio de la multitudinaria procesión religiosa, que cerraban, acompañando a la imagen, el arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña —que por la mañana presidió la misa pontifical—, la Associació de Festes de la Puríssima, encabezada por el presidente, Salvador Pastor, las Camareras, el párroco Juan Melchor Seguí y el alcalde, Jorge Rodríguez. La procesión recorrió las principales calles de los barrios de la Vila y Poble Nou, para finalizar de nuevo en la iglesia de Santa María, donde tuvo lugar la ascensión de la imagen a su camarín y el disparo de las Salvas.

La jornada en honor a la Puríssima se presentó cargada de actos. A las cinco de la madrugada hubo un recital de coros interparroquiales, a la que siguió una misa de descubrir y el Rosario de la Aurora. A las diez de la mañana las campanas repicaron para anunciar el día de la Puríssima y media hora después comenzó el pasacalle previo a la misa, con la recogida de las Camareras de la Virgen. La misa pontifical en Santa María, presidida por Ureña, fue concelebrada por los sacerdotes locales.

Música de Onofre Penalba

La misa de la Puríssima, coincidiendo este año con el cuarto centenario de la imagen primitiva de la patrona de Ontinyent (1615), contó con la actuación del Cor Alameda de Valencia y la Orquestra Simfònica Caixa Ontinyent, que interpretaron la música compuesta en el siglo XVIII por el ontinyentí Onofre Penalba para la misa a la Puríssima Concepció, y que se ha recuperado este año. Las fiestas, con motivo del 400 aniversario, también han destacado este 2015 por el estreno de los nuevos trajes de los Angelets.

El programa de actos incluye hoy una misa de la Hermandad sacerdotal fontinentana y mañana tendrá lugar el sorteo de las Camareras de 2016. El sábado, la asociación de la Puríssima celebrará el tradicional Aguinaldo con el canto de los Angelets y el domingo, tras la solemne dobla, se procederá a la procesión de la subida de la Virgen a su capilla, que cerrará los actos de este 2015.

Compartir el artículo

stats