Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El estudio acústico en el Mercat detecta 11 picos de 75 decibelios o más durante tres semanas

La plaza de Xàtiva y su entorno mantienen los mismos niveles de ruido de hace un lustro y superan los límites establecidos en la ZAS y en la normativa

Las últimas mediciones de sonido desplegadas en la plaza del Mercat y su entorno constatan la nula efectividad de la declaración de esta zona como acústicamente saturada (ZAS) en 2015. Como ayer avanzó Levante-EMV, un estudio externo que el Ayuntamiento de Xàtiva tiene desde mayo encima de la mesa arroja niveles de ruido que superan ampliamente el límite de decibelios establecido tanto por la normativa ZAS como por la ley autonómica para este enclave, ubicado en pleno corazón del núcleo histórico de Xàtiva.

El último informe revela que la contaminación sonora en el Mercat hoy en día es prácticamente la misma que se diagnosticó hace un lustro, con el Plan Acústico municipal de 2010. Este documento situó la zona residencial del casco antiguo como la más ruidosa de la ciudad por la noche debido a «la concentración de pubs y locales con ambiente musical y de personas en actitud de esparcimiento».

El estudio acústico encargado en abril de este año por el equipo de gobierno concluye que, en los cuatro puntos de medición instalados en la plaza del Mercat, la calle Corretgeria y la confluencia entre las calles Pi y Pescaderia, se rebasó en más de 20 decibelios, al menos dos veces por semana a lo largo de tres fines de semana consecutivos, el límite de 45 db que marca la normativa para la franja nocturna —comprendida entre las 22 y las 8 horas—, circunstancia que obliga al consistorio a endurecer las medidas correctivas en el ámbito de la ZAS.

Además, los sonómetros instalados en la propia plaza del Mercat —frente a la Posada del Pescado y delante del estanco—las mediciones detectaron un total de once picos de 75 o más decibelios durante los nueve días —viernes, sábados y domingos—examinados del mes de abril. Los expertos sitúan en este registro el umbral a partir del cual el sonido puede volverse dañino para los vecinos de una determinada zona.

Los mayores niveles de ruido se constataron durante la madrugada del sábado al domingo, de las 24 a las 4 horas. Entre las 3 y las 4, los 75 decibelios se alcanzaron en cuatro ocasiones durante las tres semanas de la revisión acústica. En total, en 93 ocasiones se registraron valores más altos de los estipulados que incumplían la ZAS, siempre por la noche y, en menor medida, también en Corretgeria.

Un año de la ZAS

En 2015, a raíz de la presión de un grupo de residentes del casco antiguo, el equipo de gobierno de Alfonso Rus tuvo que aprobar la declaración del Mercat y 12 calles adyacentes como ZAS y establecer una serie de medidas que para el colectivo eran demasiado laxas porque no iban más allá de lo que marca la normativa autonómica. Cuando se cumplió un año de vigencia de la declaración, en febrero de 2016, el consistorio encargó nuevas mediciones para evaluar si las actuaciones adoptadas habían resultado efectivas para reducir los niveles de ruido. El ejecutivo se comprometió a promover nuevas acciones si la contaminación acústica seguía rebasando el 20% de los límites de ruido permitido, un supuesto que se ha confirmado con el último estudio acústico.

Compartir el artículo

stats