Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un informe cifra en 53.000 euros el coste de consolidar la vieja estación de trenes de Xàtiva, la segunda más antigua de España

La edil de Urbanismo ve un «cambio de actitud» en Adif para salvar del derrumbe el edificio y pide fondos urgentes para actuar

Un informe cifra en 53.000 euros el coste de consolidar la vieja estación de trenes de Xàtiva, la segunda más antigua de España

Un informe cifra en 53.000 euros el coste de consolidar la vieja estación de trenes de Xàtiva, la segunda más antigua de España

Adif parece haber reparado por fin en el peligroso proceso de deterioro creciente por el que atraviesa la segunda estación ferroviaria más antigua de España. La regidora de Urbanismo de Xàtiva, Cristina Suñer, percibe, al menos, «un cambio de actitud» en el organismo estatal, propietario de este edificio en ruinas levantado en el siglo XIX, del que apenas se mantienen en pie sus cimientos.

«Adif ha dicho que se va a caer». La edil asegura que la entidad pública dependiente del Ministerio de Fomento ha podido constatar con preocupación y ha informado del riesgo de derrumbe de la infraestructura, que podría afectar al transcurso de la línea Xàtiva-Alcoi. Un diagnóstico en el que la corporación municipal viene insistiendo desde hace mucho tiempo.

En septiembre de 2015, trascendió a la luz pública un informe emitido por el arquitecto municipal que alertaba de la urgencia de apuntalar el inmueble. El primer paso ha de ser la consolidación de los muros. El consistorio maneja una memoria valorada y un presupuesto de lo que pueden costar las obras para impedir hundimientos, que ronda los 53.000 euros. Un importe que Suñer ve «asumible» si las administraciones superiores contribuyen económicamente. La edil subraya esta actuación como especialmente prioritaria en el listado de demandas entregadas al subdirector autonómico de Patrimonio en una reunión mantenida esta semana para encontrar líneas de financiación. Antes, claro está, Adif ha de dar permiso a las obras, como titular del bien, invadida por la vegetación descontrolada y la basura. Su negativa a autorizar el proyecto de rehabilitación impulsado en 2010 para transformar la estación en un museo del ferrocarril ha contribuido a que hoy en día el BIC esté a un paso de desaparecer. El ente público alegó que la intervención incumplía las distancias mínimas de seguridad con las vías.

Tras el prolongado periodo de impás marcado por la ausencia de Gobierno, el consistorio quiere retomar las negociaciones con Adif y sus nuevos gestores. Suñer es realista: «La reconstrucción total es el objetivo final, aunque hoy por hoy es inasumible. Lo primero es mantener los muros fuertes».

Compartir el artículo

stats