Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Sareb se queda la papelera San Jorge de Xàtiva por una deuda de 6 millones

El juzgado adjudica los terrenos al "banco malo" tras los impagos de la empresa que promovió la polémica recalificación - La operación generaría una plusvalía de 85.000 euros para el consistorio

La antigua papelera San Jorge, en el polígono La Vila de Xàtiva. perales iborra

La Sociedad de Activos de la Reestructuración Bancaria (Sareb) ha incorporado la emblemática papelera San Jorge a su cartera inmobiliaria. El juzgado de instrucción nº2 de Xàtiva ha adjudicado al banco malo la propiedad de una gran parte de los terrenos del antiguo complejo fabril a raíz de la demanda contra la anterior dueña, Accord Business, SL por el impago de una deuda de 5,91 millones de euros derivada del incumplimiento del contrato de garantía hipotecaria que pesaba sobre la finca desde 2006.

Un año antes, esta empresa domiciliada en una casa de la Torre d'En Lloris había solicitado una recalificación que fue autorizada por la corporación municipal de Alfonso Rus y por la Conselleria de Territorio -entonces dirigida por el encarcelado Rafael Blasco- para cambiar de industrial a urbano el uso de 70.000 m2 de suelo.

La mercantil adquirió la superficie por 2,4 millones de euros a una empresa de cartonaje portuguesa, para edificar un PAI de 200 viviendas. Con la operación, Accord consiguió que los terrenos se revalorizaran en 10 millones de euros. Para la compra, la empresa firmó una hipoteca de 6 millones de euros con Caixa Bank, que valoró los terrenos a efectos de subasta en 12 millones. El administrador de Accord Business, Vicente Benavent, fue compañero de listas de Rus en el CDS y en el PP, así como alcalde pedáneo de la Torre, donde tiene domiciliadas varias sociedades. Sobre él pesa una condena por fraude de la época en la que presidió la desaparecida cooperativa agrícola de Xàtiva, Coacxa.

Eran los tiempos dorados del ladrillo. El PSPV de Xàtiva denunció a la Fiscalía el posible «pelotazo» a favor de una mercantil «amiga» del exalcalde que se acababa de constituir y carecía de empleados, poniendo el acento en la incógnita del destino del dinero y en los intereses especulativos que había detrás. Pero el caso se archivó sin que quedara acreditado delito alguno. El PAI nunca llegó a ver la luz, enterrado por la burbuja inmobiliaria. Caixa Bank quebró, generando al Estado un agujero de 10.000 millones y la Sareb, el banco malo creado para gestionar los activos tóxicos del ladrillo, terminó reclamando la deuda pendiente a Accord Business, SL, que no solo no ha cumplido sus obligaciones hipotecarias, sino que lleva 10 años sin pagar el IBI por los terrenos. Hace un año, debía 71.000 euros de la contribución al Ayuntamiento de Xàtiva por la parcela ahora embargada. Esta cuantía se suma a los 700.000 euros que la firma aún no ha pagado de la plusvalía que generó la recalificación de 2006.

En octubre 2015, se inició el proceso de ejecución hipotecaria de la finca, una de las dos embargadas a Accord. Como demandados figuraban la empresa y los fiadores solidarios Vicente Benavent, José Mompó y Manuel Mañez. El terreno salió a subasta pública, pero nadie pujó por él. El procedimiento quedó desierto.

«Demanda latente» de ciclistas

En marzo de este año, el juzgado adjudicó a la Sareb la parcela por el total de la deuda (4,7 millones de principal, 1,13 millones en intereses de demora y 104.015 euros en costas), certificando que «no está pendiente el pago de ninguna cantidad» tras la cancelación de la hipoteca. La operación abre la puerta a que el consistorio de Xàtiva ingrese 85.000 euros por el impuesto de transmisiones, una cantidad que fuentes municipales ven difícil cobrar pero que piensan reclamar.

Emblema local en ruinas del esplendor fabril del siglo XX, la vieja papelera San Jorge alberga la chimenea industrial más alta de la Comunitat Valenciana, con sus 50 metros. El inmueble se suma a otros conjuntos patrimoniales de Xàtiva que en los úlitmos años han terminado en manos de los bancos. Ejemplo reciente es el convento de Santa Clara, donde se proyectó un fallido hotel de 4 estrellas.

Compartir el artículo

stats