24 de noviembre de 2017
24.11.2017

Xàtiva se replanteará la subvención al Olímpic si el club se convierte en SAD

El ayuntamiento no podrá conceder la actual ayuda anual y buscaría nuevas fórmulas de colaboración - La reconversión se decide el martes en asamblea

24.11.2017 | 12:58

El Ayuntamiento de Xàtiva no seguirá aportando la actual subvención al Olímpic si el club se convierte en una sociedad anónima deportiva (SAD), opción que se plantea la entidad setabense y que será abordada en la próxima asamblea extraordinaria de socios, prevista para el martes próximo, 28 de noviembre, a las 20 horas en el Centre Cultural de Xàtiva (CCX). El consistorio no podría seguir aportando la ayuda en los términos en los que se concede actualmente, según explicó ayer a Levante-EMV el concejal de Esports, Pedro Aldavero, ya que el club, al convertirse en SAD contaría con un propietario que aportará el capital inversor. Aldavero expuso que «la subvención actual, tal como se concede, no se podría conceder y habría que buscar otras fórmulas; las ayudas tendrían que venir de otra manera: con convenios o con otros mecanismos», exponía el edil. Así, el ayuntamiento, si decide seguir colaborando con el Olímpic cuando el club pase a ser una SAD, tendría que recurrir a otras fórmulas de colaboración, insistió.

Respecto a la conversión en sociedad anónima deportiva, Aldavero se mostró «neutral» ante la propuesta y señaló que desde el ayuntamiento «no nos pronunciamos, es una decisión de los socios». Añadió que el consistorio «no debe entrar en un asunto que es de la asamblea. Lo que decidan los socios lo respetaremos», incidía Aldavero, quien también señalaba que si el Olímpic se ha planteado la conversión en sociedad anónima deportiva «es porque tendrá alguna propuesta. Quiero entender que si baraja convertirse en SAD es porque alguna oferta tendrán», aunque de existir una aseguró desconocerla.

Problemas económicos
El Olímpic atraviesa una situación complicada a nivel económico y en los últimos meses ha estado retrasando las nóminas a los jugadores y cuerpo técnico. Días atrás se hacían aún más visibles esos problemas económicos con la destitución del director deportivo, Luis Miguel Garrido. Una decisión que el club presidido por Javier Úbeda justificaba precisamente por «la tesitura económica por la que transcurre la entidad y con la intención de aligerar la carga salarial de cara a los próximos meses», alegaban. La conversión de un club en sociedad anónima deportiva no es nueva por estas comarcas, ya que el Ontinyent aprobaba al final de la pasada temporada —el pasado mes de junio— la conversión en SAD. Un fondo australiano, detrás del cual está el empresario Rodney Meaker, compraba el 80 % de las acciones del club por 54.000 euros y asumía la deuda de la entidad, de alrededor de 500.000 euros. El empresario australiano colocaba a un hombre de su confianza, el joven valenciano Adrián Márquez, como nuevo presidente del Ontinyent.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook