07 de marzo de 2018
07.03.2018

El tribunal de Guinea absuelve a Ramón Esono y su esposa anuncia su liberación

La mujer del dibujante anunció ayer desde Ontinyent a retirada de cargos y la inminente salida de la cárcel

06.03.2018 | 23:23

El dibujante y activista Ramón Esono es probable que ya esté fuera de la cárcel en el momento en que leen estas líneas. Anoche, al cierre de esta edición, Levante-EMV intentó insistentemente contactar con su esposa, la ontinyentina Eloísa Vaello, para conocer los detalles de la inminente liberación. Ella misma fue quien a las seis y media de la tarde publicó en su perfil en las redes sociales que Ramón había quedado «absuelto de todos sus cargos. Estamos esperando que salga físicamente de la cárcel. Muchas gracias a todos; por ahora no puedo decir más. Debo dar las gracias a muchas personas y organizaciones. Ahora solo os comunico lo me acaban de notificar», escribió. Anoche, por tanto, se desconocían los detalles de la liberación y cuándo iba a producirse. Pero la retirada de cargos era ya oficial y allanaba el camino para ello, aseguraba Eloísa.

Sin embargo, no todo eran alegrías ayer porque horas antes, por la mañana, en el mismo perfil la esposa del dibujante ecuatoguineano se quejaba de que aún no se hubiera sustanciado la retirada de los cargos „anunciada la semana anterior„ ni, por tanto, se supieran detalles de la lógica liberación posterior de su esposo, tal como anunciaron a los medios diversas ONGs al conocer la nueva situación.

Tal como ha venido publicando este diario, Ramón Esono, casado desde 2009 en Ontinyent con Eloísa Vaello, fue encarcelado en su país, Guinea Ecuatorial, en septiembre pasado tras publicar unos dibujos contra el dictador Teodoro Obiang. Aunque fue reprendido por las autoridades policiales de Guinea Ecuatorial durante un fugaz viaje a su país para resolver un trámite por ofensas al presidente a través de sus dibujos, en realidad se presentaron contra él cargos por un supuesto blanqueo de capitales. Algo que no han dudado en calificar de maniobra para teñir su delito de mayor gravedad y que no pareciese un encarcelamiento político en caso de culpabilidad, ya que se trataba del dinero que llevaba para sus gastos personales en el país y para ayudar a su familia.

Las acusaciones, según parece, se basaban en un falso testimonio cuya naturaleza cabrá aclarar ahora. Y al anunciarse la retirada de cargos desde la fiscalía, su exculpación era un hecho ya el martes pasado. Pero había que dar forma a esa nueva situación, lo que no ocurrió hasta ayer, parece.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook