09 de marzo de 2018
09.03.2018

La basura de la Vall d'Albaida comenzará a llegar a Bufali el lunes con un año de retraso

La Mancomunitat y Recisa logran los permisos ambientales que bloqueaban la apertura de la planta

09.03.2018 | 10:57

Lunes, 12 de marzo. Después de un año y medio de anuncios y plazos incumplidos, la puesta en marcha de la planta de transferencia de Bufali por fin tiene una fecha concreta definida. Por unanimidad, la junta de gobierno de la Mancomunitat de la Vall d´Albaida despejó el camino tras reunir los permisos ambientales que bloqueaban el paso. La reapertura de las instalaciones gestionadas por la concesionaria de la recogida de basura de la comarca, Recisa, fue uno de los compromisos incluidos en el acuerdo sellado en octubre de 2016 para poner fin a las hostilidades surgidas desde que el Consorcio de Residuos V5 (COR) asumió el tratamiento y la eliminación de los deshechos de la Vall en virtud de una serie de resoluciones judiciales y de la ley autonómica.

Desde 2014, las 30.000 toneladas de basura de la comarca se trasladaban a la planta de Ròtova, lo que ha provocado unos enormes sobrecostes a la Mancomunitat por el incremento del recorrido de la basura, que el COR ha terminado asumiendo.

A falta de clarificar algunos flecos en la fórmula de pago, en principio la concesionaria del Consorcio, Vytrusa, pagará a la Mancomunitat 7 ,88 euros por cada tonelada que se deposite en Bufali. Hace un año desde que el Consorcio dio luz verde al ente comarcal para volver a transferir en Bufali, pero una serie de cambios en el convenio, junto al retraso de la Mancomunitat y Recisa para lograr las autorizaciones de la planta, han retrasado el proceso.

Desde el órgano supramunicipal se aseguró ayer que la medida supone regresar al Plan de Minimización y «restablecer la situación previa a la entrada en funcionamiento del COR». «Hemos conseguido regresar al statu  quo y poner fin a años de conflicto», dijo su presidente, Vicent Gomar. En la práctica, sin embargo, el escenario apenas va a verse alterado: la Vall continúa bajo el paraguas del Consorcio, que gestiona la mayor parte de los servicios, y, de momento, no se contemplaría, por inviable, una planta de tratamiento exclusiva para la comarca. De hecho, con la apertura de Bufali viene a cumplirse la hoja de ruta del COR, que desde el principio establecía que en esta comarca debía funcionar una planta de transferencia, inicialmente prevista en Palomar. La beligerancia del tono empleado por la Mancomunitat ha causado extrañeza en el COR, teniendo en cuenta que ha pasado año y medio desde el entente sellado con el respaldo de la Generalitat. La planta de Bufali, además, es temporal y solo operará durante el periodo transitorio, hasta que el Consorcio y el Consell definan el nuevo mapa de instalaciones de las 5 comarcas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook