01 de mayo de 2018
01.05.2018

Las inversiones sostenibles de la Diputació generan 132 empleos en la Costera, la Vall d'Albaida y la Canal de Navarrés

Un estudio del IVIE concluye que el primer PIFS que impulsó Jorge Rodríguez ha tenido un impacto económico que supera los quince millones de euros en estas comarcas con puestos de trabajo a tiempo completo

30.04.2018 | 22:52
Rodríguez con el alcalde de La Granja de la Costera, Carlos Garrido.

La Diputació de València ha generado 132 empleos en las comarcas de La Costera, La Vall d'Albaida y La Canal de Navarrés con la puesta en marcha del primer plan de Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS), a través del cual se ejecutaron 1.581 obras en los 266 municipios de la provincia. Este es uno de los resultados que arroja la investigación del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), que analiza el impacto económico de este plan puesto en marcha a finales de 2015 y ejecutado durante 2016.

Por comarcas, son 72 empleos generados a tiempo completo y año en La Vall d'Albaida, 48 en La Costera y otros 12 más en La Canal. La suma supone haber creado en estas comarcas más del 10% de los puestos generados a través de este plan con respecto al cómputo provincial, donde se generaron más de 1.200 empleos.


Primer gran plan de legislatura

El primer plan de Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS) fue el primero de los «grandes planes» de la presente legislatura. Una nueva línea de subvenciones, inexistente hasta la fecha, que llevó el sello del presidente de la Diputació de València, Jorge Rodríguez, quien se propuso evitar que el remanente de tesorería que existía en la corporación provincial fuera a parar a los bancos y que, en su lugar, se destinara de manera directa a los municipios. Las subvenciones llegaron a los alcaldes y alcaldesas de la provincia, y fueron estos quienes decidieron en qué actuaciones de mejora era más urgente invertir estos recursos, repartidos mediante una serie de criterios reglados y objetivos. Una decisión acertada según demuestran los datos del estudio del Ivie y que, según Rodríguez, «dejan bien claro que podemos confiar en el potencial del municipalismo y que quienes mejor conocen la realidad de sus municipios son nuestros alcaldes y alcaldesas».


Impacto que duplica la inversión

«Este es el primer informe en la historia de esta corporación que analiza los efectos de las políticas puestas en marcha y la incidencia en las comarcas, en la apuesta de este equipo de gobierno por la transparencia y por la eficacia en la gestión», ponía en valor el diputado de Hacienda, Toni Gaspar, en la presentación de resultados. El estudio del Ivie ha servido para plasmar en cifras la intención con la que se gestó este plan: confiar en los representantes locales y en el efecto multiplicador de la puesta en marcha de sus proyectos.

La inversión de 69,1 millones de euros en el primer IFS ha sido capaz de generar un impacto en las ventas de las empresas valencianas de 148,2 millones de euros, una cifra que duplica la aportación de la corporación provincial y que, trasladada a las tres comarcas señaladas, supera los 15 millones de euros (8,8 millones en La Vall, 5,9 en La Costera y 1,5 en La Canal) frente a los 7 millones de inversión. «Estas mejoras urbanísticas en edificios públicos, infraestructuras deportivas, espacios verdes y servicios han mejorado la calidad de vida de los vecinos y además, estos más de 100 millones de euros de los tres IFS proyectados y que hubieran acabado en los bancos, han servido para dinamizar las economías locales, a veces tan necesitadas de un impulso inversor» apunta Rodríguez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook