14 de junio de 2018
14.06.2018
Sentencia

El PPCV no ha pagado aún el mitin de Xàtiva por el que Gürtel facturó 174.000 euros

La formación no ha respondido a la reclamación municipal por el alquiler del coso, en vía ejecutiva - La Audiencia Nacional acredita que el acto se pagó con dinero negro

14.06.2018 | 10:35
El PPCV no ha pagado aún el mitin de Xàtiva por el que Gürtel facturó 174.000 euros

El apoteósico mitin en la plaza de toros de Xàtiva con el que el PP quiso agradecer a su electorado el triunfo en las elecciones autonómicas de 2007 aparece citado hasta en diez ocasiones a lo largo de los 137 folios de la sentencia de la Audiencia Nacional que considera acreditada la financiación «delictiva» del partido en la Comunitat Valenciana. El evento se celebró el 8 de junio de 2007 con Mariano Rajoy como estrella del cartel. Lo acompañaban Francisco Camps, Rita Barberá, Rafael Blasco, Alfonso Rus y 10.000 almas con entrada para bocadillo que abarrotaron las gradas y aclamaron la victoria electoral. La organización corrió a cargo de la trama Gürtel y se pagó en parte con donaciones en B de empresarios que resultaron adjudicatarios de concursos y a través de facturaciones ficticias a cargo de la empresa Orange Market.

En la contabilidad de la red que dirigía Francisco Correa y en la del propio PPCV constan dos facturas de 137.000 euros por la celebración. Sin embargo, en el capítulo de hechos probados de la sentencia consta otro pago totalmente irregular de 48.033 euros que «no fue objeto de facturación, contabilización y declaración tributaria». En la misma relación de recibos en B aparece uno de 5.578 euros por un mitin de 2007 en la campaña de las elecciones municipales de Ontinyent.

Pero el acto de Xàtiva cobra especial trascendencia en la resolución judicial porque su coste oficial fue muy superior al de la mayoría de eventos financiados con dinero negro. Y eso que al PPCV le salió gratis el alquiler de la plaza. A mediados de 2016, el área de Hacienda del Ayuntamiento de Xàtiva, controlada por el PSPV, reclamó a la formación popular a nivel autonómico el pago de 3.000 euros en concepto de arrendamiento por el uso privativo del coso en junio de 2007. Casi dos años después, sin embargo, en el consistorio no han recibido respuesta alguna del partido ahora liderado por Isabel Bonig. Fuentes municipales recalcan que el procedimiento de cobro ha superado la fase voluntaria y se encuentra en vía ejecutiva. De momento no constan alegaciones por parte del PPCV, a quien el impago podría acabar costándole intereses de demora o incluso un embargo. La dirección autonómica se desentiende del mitin pagado por Gürtel: lo atribuye a la anterior etapa y considera que no ha de hacerse cargo del mismo.

La plaza, además, se usó sin autorización previa y a pesar de que el recinto no cumplía los requisitos de seguridad para un evento de tal envergadura, puesto que las obras en su seno seguían inacabadas tras una inversión de 12 millones de euros. La última fase de la remodelación promovida por Rus se había inaugurado poco antes de las elecciones. El equipo de gobierno esgrimió informes técnicos para justificar la reclamación del canon (que se calculó en base al 2% del valor catastral del coso, estipulado en 10 millones de euros) y señaló que el «simpa» del PP suponía «un agravio comparativo y una vulneración del principio de igualdad». Según las tesis municipales, el derecho de cobro no prescribiría en 15 años. El mitin se hizo viral tras la detención de Alfonso Rus en 2016 porque, en él, Mariano Rajoy declaró su amor por el exalcalde de Xàtiva. «Yo te quiero, Alfonso, coño», le dijo ante una plaza abarrotada. El PP alegó que en 2007 aún no había aprobada ninguna ordenanza reguladora por el uso de la plaza de toros, por lo que no cabía exigir ninguna tasa. En aquel momento, la gestión del coso estaba en manos del empresario González de Caldas, condenado por cohecho en el caso Malaya.

Pagos «extras» no aclarados

En la sentencia, el magistrado de la Audiencia Nacional José María Vázquez Honrubia considera «llamativo» que la mayoría de facturas que Orange Market entregó al PP tuvieran conceptos «absolutamente genéricos» o «indeterminados», a tiempo que observa «cierta repetición de los mismos». El juez pone como ejemplo precisamente un recibo del acto de Xàtiva por 74.000 euros en «extras» que «casi igualan a la factura oficial» contabilizada por la organización, de 100.000 euros. El juez hace hincapié en que esa estrategia consensuada por la empresa y el PP tenía el objetivo de no poder identificar el servicio, la fecha de su prestación o el medio de pago de cada factura. Así, la cuantía global facturada era «notoriamente inferior a la realmente contratada y abonada». El Bigotes fue «incapaz de aclarar» en el juicio a que correspondían esos extras. Pero un correo enviado por el exgerente de Orange Market a Pablo Crespo refleja los pagos en metálico y en negro que efectuaban los empresarios al partido, luego camuflados en la contabilidad como gastos genéricos: «Ten en cuenta que el 27 de julio te entregaron a ti 100.000 euros que los tengo contabilizados en el acto de la Plaza de toros de Xàtiva)», indica el mensaje.

La capital de la Costera aparece también en el fallo cuando se recuerda el lugar de nacimiento de una de las condenadas por Gürtel: Cristina Ibáñez Vidal, exconcejal del PP de l'Alcúdia de Crespins y exgerente del PPCV, condenada a 3 años y 8 meses de prisión por tres delitos electorales y otro continuado de falsedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine