13 de octubre de 2018
13.10.2018

Un cuarto de siglo en defensa de la naturaleza de Enguera

La asociación conservacionista Adene celebra 25 años con un número de socios superior a los 450 y con "más ganas que recursos" - La labor de vigilancia de este colectivo es básica para salvaguardar la sierra

12.10.2018 | 23:17
Un voluntario de Adene, en las tareras iniciales de extinción de un incendio en la sierra de Enguera, en una imagen de 2016.

Aniversario. De los "apagafuegos" de 1993 a ser un grupo organizado que incluso acomete tareas de extinción si el fuego ya se ha declarado. Con un territorio tan inmenso y forestalmente rico como la Sierra de Enguera, parece imprescindible que exista un colectivo ecologista que vele por él. Es Adene. Incansables y comprometidos.

Un grupo de unas 40 personas muy concienciadas en la salvaguarda de la sierra comenzó a reunirse y a trabajar por la defensa de su territorio desde el amor a la naturaleza. Cazadores, conservacionistas, ecologistas y amantes del medio ambiente en general, y de la sierra de Enguera en particular, se daban la mano para trabajar por un objetivo común. El primer paso lo dieron hacia el campo que les había incitado a unirse en esa lucha: formaron la brigada de voluntarios contra incendios forestales. Corría ya el año 1993, de ahí que justo ahora se encuentren conmemorando su 25 aniversario.

Con más ganas y esfuerzo que medios comenzaron a actuar los llamados "apagafuegos", hoy conocidos como grupo GEIFA (Grupo de Extinción de Incendios Forestales de Adene). No tenían ni local, ni materiales, ni herramientas ni siquiera vehículos, pero sí mucha voluntad y altruismo. Actualmente el grupo sigue estando compuesto por voluntarios medioambientales, pero cuentan con más medios y, además, están autorizados a intervenir directamente ante posibles catástrofes como primera unidad de contención y como apoyo a las unidades profesionales. Explican que siempre hay alguien de guardia y que ante una alerta, en menos de cinco minutos puede estar preparado un primer convoy para salir hacia la zona del siniestro. Precisamente una rápida actuación es clave a la hora de poder gestionar bien un incendio y que quede solo en conato. «Hoy en día nos valemos mucho de las redes sociales para estar conectados con inmediatez. No solo tenemos un grupo de whatsapp para coordinar a los brigadistas sino que incluso hemos creado uno con gente que vive en la sierra. A través de este medio pueden actuar de vigilantes y ser alertados en caso de necesidad», explica el presidente de la asociación, Fermín Poquet.

Un papel que ya es reconocido

Pero, aunque Adene es muy conocida y respetada por sus actuaciones forestales „ha recibido múltiples reconocimientos por su papel en incendios como los de Ontinyent en 2010 o los más recientes de Bolbaite y Carcaixent en 2017„ es mucho más. Además del grupo de extinción tenemos otros que trabajan por la flora, la fauna, la educación ambiental, por la vigilancia del monte, un grupo de senderismo?», enumera orgulloso el presidente. De entre los proyectos que están funcionando en este momento destacan el vivero que tienen entre manos con los alumnos del módulo de aprovechamiento forestal del IES de Enguera o la campaña del agua. En este cometido trabajan en dos líneas, de un lado, concienciar en su ahorro y, de otro, demostrar, a través de una instalación piloto que han construido en la sede de la asociación, que la reutilización total de las aguas de lluvia y residuales es posible. Ellos lo están haciendo con un sistema basado en aljibes y filtrado. Además, en el último año han vuelto a asociarse con Avamet y a recoger datos meteorológicos en Enguera con la instalación de dos nuevas estaciones, una en su sede y otra en la zona del transformador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas