La Vall d’Albaida se sitúa por debajo de la media autonómica, nacional y europea en conocimientos financieros. Así lo revela el Informe sobre el Nivel de Educación Financiera en la Vall d’Albaida 2018, elaborado por la Cátedra InnovatiOnt, que pone de manifiesto que un 45,6 % de la población de la comarca tiene conocimientos financieros —de conceptos básicos como la inflación, el interés compuesto y la diversificación del riesgo—, mientras que en la Comunitat Valenciana y en el conjunto del territorio español esta cultura financiera se sitúa en un 51 %. A nivel europeo se eleva al 57,3 %, igual que en el ámbito de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

El informe ha sido coordinado por los directores de la Cátedra InnovatiOnt, Vicente Cerverón y Mª Jesús Santamaria; y por la responsable del programa Finança’t de la Fundació Caixa Ontinyent, Miriam Penalba; y ha sido elaborado por Joaquín Torres, profesor del departamento de Economía Financiera y Contabilidad de la Universitat d’Alacant. Santamaria, Penalba y Torres han expuesto hoy junto a Vicent Ortiz, de Caixa Ontinyent, los resultados de este informe elaborado a partir de 597 encuestas realizadas en julio de 2018 a vecinos de Ontinyent, l’Olleria, Aielo de Malferit, Albaida, Benigànim y Bocairent. El trabajo revela el bajo conocimiento de la Vall d’Albaida de los aspectos financieros, por debajo de la media, aunque también expone que, en general, el nivel de conocimientos financieros «es bajo, tanto en la comarca, como en el ámbito nacional y europeo», según Torres, que afirma que «no estamos dando a la gente los instrumentos para adoptar decisiones financieras adecuadas», y evidenciaba que la ciudadanía «ha perdido confianza en las entidades financieras».

La baja cultura financiera no distingue de edades o de acceso a la educación docente. El informe señala que aunque los jóvenes tienen mejor conocimiento de estos aspectos económicos (un 50,79 % de jóvenes entre 18 y 24 años acertó las preguntas sobre conceptos básicos; y un 48 % de entre 25 y 34 años), no es significativamente mayor que generaciones más mayores (45,5 % en personas entre 45 y 54 años; y 41,5 % entre 55 y 64 años).

La ciudadanía considera importante disponer de conocimientos financieros —un 90 % lo cree—, aunque el 89 % de los encuestados reconoce que tiene conocimientos medios, bajos o muy bajos sobre estos aspectos económicos. Uno de cada tres encuestados reconoció haber firmado contratos bancarios sin saber lo que firmaba; y más del 36 % afirma que controla sus gastos mentalmente y cerca del 21 % no los controla.

Según el informe, un 96 % de la población quiere mejorar su cultura financiera para tener más seguridad y evitar fraudes (32,7 %), para aprovechar mejor sus recursos (31 %), y para obtener una mayor rentabilidad de su dinero (23 %). Torres manifestó que esta última concepción es un error, ya que «con mejor educación financiera podemos tomar mejores decisiones, pero ello no significa que vamos a tener más rentabilidad del dinero». Para mejorar esos conocimientos, la población acude mayoritariamente a conferencias y talleres formativos presenciales (un 36 %), mientras que un 19,3 % opta por la formación online; un 16 % por conferencias de entidades financieras; y un 15,8 % a través de libros y manuales. Respecto al asesoramiento financiero, casi un 33 % de los encuestado señaló que acude a familiares y amigos para pedir consejos; un 32,5 % acude a profesionales (un asesor financiero independiente) y solo el 16,4 % acude al profesional de su entidad bancaria para asesorarse.

Ante estos resultados, el programa Finança’t y la cátedra InnovatiOnt pondrán en marcha en este 2019 acciones para mejorar estos conocimientos financieros entre la población, potenciando el contenido de la página web que gestionan y de las redes sociales; incrementarán la oferta de cursos online para docente a través del Cefire; programarán más conferencias y talleres para grupos específicos; y seguirán trabajando con la población más joven y los niños, con cuentos infantiles.