24 de abril de 2019
24.04.2019
Tradiciones

Los campaneros de Albaida logran la protección estatal para el toque manual

El colectivo celebra el reconocimiento del Gobierno como un paso previo para ser Patrimonio de la Unesco

23.04.2019 | 23:35
Los campaneros de Albaida logran la protección estatal para el toque manual

Albaida es la única localidad valenciana donde el toque manual de campanas se ha mantenido de forma ininterrumpida y diaria desde el siglo XIII, con 3.200 sonidos a lo largo del año. Un legado que impulsó al colectivo local de Campaners a embarcarse en la misión de que esta práctica en peligro de extinción en el territorio español sea declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Por lo pronto, la colla está de enhorabuena porque ha conseguido un importantísimo paso en ese camino. El Consejo de Ministros declaró el miércoles 17 de abril el Toque Manual de campanas como una de las Manifestaciones Representativas del Patrimonio Cultural Inmaterial, dando así respuesta a una iniciativa articulada desde los Campaners d'Albaida en coordinación con el Museo Internacional del toque manual de esta localidad y la asociación Hispania Nostra con tal de elevar la protección a nivel estatal de esta tradición ancestral, declarada BIC en la Comunitat valenciana en 2013.

El coordinador del colectivo de Albaida, Antonio Berenguer, agradece el interés mostrado por el Ministerio de Cultura, al que los campaneros facilitaron un informe técnico en base al cual se decidió la fórmula adecuada para blindar un «lenguaje sonoro» que ha funcionado a lo largo de los siglos como un medio de comunicación, puesto que «cumple las funciones sociales de informar, coordinar, delimitar el territorio y proteger», según detalla el texto de la declaración. «Los toques de campanas han sido los encargados de organizar la vida comunitaria, de delimitar el tiempo y el espacio laboral, diario, festivo y de duelo», profundiza la proposición.

Berenguer ve en este reconocimiento un espaldarazo de cara a conseguir que España lance una candidatura internacional para que el toque manual sea declarado Patrimonio de la Humanidad. «La administración por fin ha tomado conciencia de nuestras reivindicaciones», incide el campanero. Aunque en la Comunitat Valenciana están surgiendo muchos grupos de jóvenes que están recuperando sonidos tradicionales que se habían perdido y bronces deteriorados, el coordinador advierte de que a nivel nacional el toque de campanas está «en peligro de extinción» y «aún está todo por hacer». Por lo pronto, Berenguer considera primordial la elaboración de un inventario de campanas que garantice el reconocimiento de su valor patrimonial y contribuya a su perpetuación. También se hace necesaria una normativa común supervisada por la administración que regule las intervenciones en campanas y campanarios ante el vacío actual existente. «Falta legislación. Las empresas hacen lo que quieren y a veces las actuaciones no son las correctas», según ha señalado el coordinador.

La declaración del Ministerio de Cultural destaca que, aunque el toque manual de campanas ha dejado de ejecutarse en muchos lugares, todavía no se ha perdido su conocimiento y muchas torres y campanas se encuentran aún en situación de poder ser recuperadas. Entre los motivos para la protección de esta práctica se señalan la paulatina mecanización de los campanarios desde el siglo XX; la desprotección ante actos de vandalismo y robo, sobre todo en lo relativo a la venta del metal de las campanas; y algunas ordenanzas municipales sobre contaminación acústica, que entran en conflicto con este paisaje sonoro tradicional, al menospreciar los toques.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook