27 de mayo de 2019
27.05.2019
LA VALL D'ALBAIDA

La izquierda desbanca al PP en Aielo de Malferit pero pierde l'Olleria y Montaverner

Compromís se impone en Quatretonda y Carrícola y el PSPV amplía su mayoría absoluta en Bocairent, mientras La Vall Ens Uneix conquista las alcaldías de Ontinyent, Bufali y El Palomar

27.05.2019 | 08:51
La izquierda desbanca al PP en Aielo de Malferit pero pierde l'Olleria y Montaverner

Las elecciones municipales del 26M han deparado muchas sorpresas en la Vall d'Albaida. Junto al aplastante triunfo de Jorge Rodríguez en Ontinyent, La Vall d'Albaida Ens Uneix suma otras dos mayorías absolutas en Bufali y El Palomar, las dos localidades cuyos alcaldes se han pasado al nuevo partido independiente de Rodríguez.

La irrupción de Compromís en el Ayuntamiento de Aielo de Malferit con un concejal ha permitido a la izquierda dejar sin la mayoría absoluta al PP de José Luis Pinter, que gana en votos pero empata en ediles con el PSPV. Socialistas y valencianistas podrían pactar y desplazar a los populares del poder después de tres legislaturas. 

El PSPV ha perdido la mayoría absoluta en Benigànim. Aunque podrán seguir gobernando porque vuelven a ser la fuerza más votada, çCompromís les ha comido un concejal y tendrán que gestionar en minoría o bien mediante un pacto.

La coalición valencianista también ha dejado al PSPV sin la mayoría absoluta de Carrícola por primera vez desde 1987: la directora general de Desarrollo Rural de la Generalitat Teresa Chàfer sucederá como alcaldesa a su hermana, Susanna Carrícola, que había manifestado su intención de abandonar la vara de mando pese a volver a presentarse. Compromís ha obtenido en este municipio los 3 concejales del ayuntamiento, al igual que en Otos también ha conseguido el 100% de representación frente a una oposición inexistente en la corporación municipal.

El PSPV ha perdido otro regidor en Quatretonda, donde Compromís ha crecido exponencialmente hasta convertirse en la fuerza más votada de la localidad, con mayoría simple. La alcaldesa Aïna Benavent podrá revalidar la vara de mando.

Los valencianistas conservan la mayoría absoluta en Fontanars, Albaida y Agullent (en este caso pese a perder 4 concejales) y la amplían en Salem, mientras que su avance también deja al PSPV sin la mayoría absoluta en Atzeneta d'Albaida (pese a continuar siendo el partido más votado). En la cara opuesta, Compromís ha perdido su principal feudo en la Vall d'Albaida, l'Olleria, a manos del PP, que ha logrado la mayoría absoluta en este municipio. Otra alcaldía que pierde Compromís es Benicolet, donde el PP es la fuerza más votada con 3 regidores por delante de los independientes y del PSPV, empatados a dos, que podrían pactar. Los socialistas no obtienen representación en buena parte de los pequeños municipios de la Vall d'Albaida, mientras que en Terrateig los independientes han desplazado del gobierno al PP.

El principal triunfo del PSPV en la Vall d'Albaida se registra en Bocairent, donde Xavier Molina ha mejorado los resultados de su antecesor y ha robado un concejal a Compromís y otro al PP, obteniendo 8 de los 11 regidores en liza. Los socialistas conservan las mayorías absolutas en Bèlgida, Alfarrasí, Sempere y la Pobla del Duc.

Además de l'Olleria, el PP suma Montaverner a su lista de reconquistas. La formación, además, revalida la mayoría absoluta en Pinet, Ràfol de Salem, Rugat, Aielo de Rugat, Bellús, Beniatjar, Benissoda y Guadassèquies. Los independientes repiten mayoría absoluta en Montitxelvo y en Llutxent, donde bajo la marca transvesral de Unitat per Llutxent desembarcará en la alcaldía una socialista, la exconcejal Xaro Boscá.

En Castelló de Rugat se ha repetido la misma alineación de fuerzas que en 2015: el PSPV de Antonio Esquinas ha ganado las elecciones con los mismos concejales (5), aunque con un incremento en el número de votos recabados, mientras que el PP y Compromís también obtienen idéntico número de regidores (4 y 2).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook