Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Verano negro para el empleo en las tres comarcas: 1.739 parados más desde junio

Agosto deja el peor dato de los últimos años en la Costera, la Canal y la Vall d'Albaida, con subidas de hasta el 6,7% que duplican la media autonómica

Unos operarios trabajan en las obras del nuevo vial por detrás del cementerio en Xàtiva.

Unos operarios trabajan en las obras del nuevo vial por detrás del cementerio en Xàtiva. perales iborra

No es ningún espejismo. Tampoco se trata de un dato equivocado. Si agosto ha resultado calamitoso para la destrucción de empleo en suelo valenciano, el terremoto ha sido todavía más devastador en las comarcas de la Costera, la Canal y la Vall d'Albaida. Solo en este último territorio, el paro se ha disparado un 6,67 % en cuestión de un mes, el equivalente a un incremento de 403 demandantes en las oficinas del Servef. El porcentaje multiplica por dos al registrado en el conjunto de la Comunitat Valenciana (3,72%), que a su vez ha sido la autonomía donde más ha crecido el desempleo. En la provincia de València, la Vall es la segunda comarca donde más ha subido el indicador, por detrás de la Ribera Baixa. Se trata, sin duda, de la mayor variación al alza de los últimos años.

La foto fija es bastante similar en la Costera, donde el paro ha aumentado un 4,86% en agosto y se registran 265 desempleados más que a principios de agosto. En la Canal de Navarrés también se contabiliza un incremento del 2,27% en el número de demandantes.

Es habitual que el paro suba en agosto, pero no que suba tanto. En 2018, el aumento no pasó del 0,38% en la Costera y se quedó en el 6% en la Vall d'Albaida, mientras que en 2017 la crecida fue del 1,75% y el 2,37%, y en 2016, del 1,78 y el 3,19% respectivamente. Pero lo que realmente preocupa y lo que ha encendido las alarmas es que el mercado laboral encadena este verano tres meses negros de incrementos importantes en las tres comarcas.

Junio puso fin a una buena racha decreciente y empujó a las oficinas del paro a 183 desempleados, con subidas del 1,9% en la Vall y del 1,3% en la Costera. Julio no hizo más que acentuar esta tendencia y volvió a elevar el dato, un 4,69% y un 3,97% respectivamente. Si a esta deplorable estadística se le suma el terrorífico balance de agosto, el resultado de la ecuación es la cifra que encabeza esta información: a comienzos de septiembre hay registrados 1.739 demandantes de empleo La diferencia vuelve a ser especialmente sangrante en la Vall d'Albaida, donde ahora se contabilizan 6.629 parados frente a los 5.665 de hace solo tres meses, 964 más. En la Costera son 5.868, 697 más que en junio.

Como siempre ocurre cuando las cosas van mal en materia de empleo, los mensajes políticos brillan por su ausencia y se impone el silencio. Los casi 700 nuevos parados del mes de agosto en este conjunto geográfico formado por 61 municipios proceden especialmente de sectores relacionados con los servicios y la industria. El paro en la construcción ha aumentado un 6,65% en la Costera, un 1% en la Canal y un 11,96% en la Vall d'Albaida, mientras que en la industria ha crecido la cifra de desempleados un 8,44% en la Costera, un 3,64% en la Canal y un 7,41% en la Vall. Los servicios dejan subidas del 5,79%, el 3,18% y el 7,13% respectivamente. El agrícola, en cambio, es el único sector que se libra del ascenso. Por municipios, el paro ha subido en torno a un 5% en Xàtiva, Ontinyent, Canals y Albaida, un 6,6% en Benigànim, un 9,7% en l'Olleria y hasta un 12,5% en Aielo de Malferit.

La contratación baja más de un 10%

Al calor de las estadísticas, UGT urgió ayer al Gobierno a «dotar de más medios humanos y técnicos a la Inspección de Trabajo» y a «promover un cambio de modelo productivo que logre el desarrollo de actividades económicas más estables, generadoras de mayor valor añadido y mejores empleos», con el impulso real de «una política industrial activa». Raül Roselló, secretario intercomarcal del sindicato, hace hincapié en la altísima tasa de temporalidad que se registra en el territorio, que se sitúa entre el 93% y el 95% y afecta a «muchos trabajadores y trabajadoras que desempeñan trabajos estructurales». «Esta precariedad que permite a los empresarios la discrecionalidad de despedir para ahorrarse el salario de un mes de vacaciones (o de baja actividad empresarial) es un fraude y tiene coste para el bolsillo de cada trabajador que la padece, pero también para el Sistema Público de Seguridad Social, que no recibe las cotizaciones correspondientes a esos salarios que no se quieren pagar», denuncia UGT.

Los números del Servef también evidencian una profunda caída de la contratación laboral en agosto. En la Vall d'Albaida se formalizaron 204 contratos menos que en el mismo mes de 2018 (un descenso del 11,34%) y el 61,6% fueron para hombres. Casi la mitad, además, tienen carácter parcial. En la Costera se registraron el mes pasado 101 contratos menos que en 2018, una disminución del 15,24%. Para más inri, el 49,7% de los mismos eran parciales. En la Canal, el número de contratos ha bajado un 16,5%: se han formalizado 137 menos que en agosto de 2018. Al menos, el dato del paro en la Costera y la Vall continúa más bajo que hace un año. Un ligero consuelo.

Compartir el artículo

stats