Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La conselleria da 18 meses para salvar los escollos de la vía verde hasta Xàtiva

Obras Públicas externaliza por 158.713 euros la redacción del proyecto del itinerario desde Carcaixent

El antiguo trazado ferroviario que se regenerará dentro de la vía verde Carcaixent-Xàtiva.

El antiguo trazado ferroviario que se regenerará dentro de la vía verde Carcaixent-Xàtiva. perales iborra

Después de un prolongado retraso administrativo, la Conselleria de Obras Públicas, Política Territorial y Movilidad ha sacado a concurso la redacción del proyecto de construcción de la vía verde ciclopeatonal de 18 kilómetros de longitud que unirá los núcleos urbanos de Carcaixent y Xàtiva aprovechando el antiguo trazado abandonado de la línea de ferrocarril La Encina-Valencia, que quedó en desuso desde 2009, tras la puesta en marcha de la variante entre Xàtiva y la Pobla Llarga. La administración autonómica ha decidido externalizar esta tarea mediante un contrato de servicios presupuestado en 158.713 euros, aduciendo que no dispone de los recursos materiales y humanos suficientes para asumir el diseño de la infraestructura. Y eso que ahora se cumplen diez años desde que la Generalitat „entonces en manos del PP„ anunció que tenía listo un anteproyecto que nunca llegó a materializarse y que terminó en el cubo de la basura.

Pero el esperado corredor verde entre la Ribera y la Costera todavía tardará en cristalizar. La conselleria dará a la empresa que resulte adjudicataria -las aspirantes podían presentar sus ofertas hasta ayer- un plazo de 18 meses para dejar encarrilado y listo el proyecto, señal de que todavía hay mucho trabajo por delante. Durante los primeros seis meses del contrato, la mercantil se pondrá con los trabajos previos: estudiará las diferentes alternativas de actuación y escogerá una solución viable. En una segunda fase programada por un periodo de 4 meses, la empresa deberá lidiar con los diferentes organismos afectados y compañías de servicios para obtener los informes técnicos favorables y tramitar los permisos oportunos, además de lograr la cesión de los terrenos por parte de Adif, hasta ahora la parte más espinosa desde que se planteó la obra. Durante el trimestre siguiente, la adjudicataria acometerá la redacción de los documentos del proyecto hasta la finalización de la maqueta completa, mientras que en una última fase (cuya duración se ha establecido en 5 meses) se procederá a la revisión, supervisión y aprobación definitiva. Una cuesta plagada de escollos.

La conselleria planea invertir 3,8 millones de euros en la futura vía verde, echando en parte mano de fondos europeos. La administración autonómica enmarca la actuación dentro de su política de recuperación de antiguos trazados ferroviarios como el que se inicia al sur de la Pobla Llarga y termina al norte de Xàtiva, a la altura de la CV-645, que no fue objeto de ningún tipo de recuperación ambiental una vez desmantelado. El objetivo ahora pasa por «favorecer el desarrollo de modelos de movilidad sostenibles e impulsar actividades de ocio y recreo en espacios naturales». Donde ya se han avanzado los trabajos es en Manuel, cuyo ayuntamiento ha tomado la delantera con la urbanización y limpieza de una parte de la travesía ferroviaria en el casco urbano y sus accesos. El resto del recorrido se encuentra en estado de «abandono total»: queda la antigua plataforma carente de carriles, traviesas y elementos de electrificación de la vía (en muchos casos objeto de robos), pero el balasto sigue sin retirarse en muchos puntos.

Miradores y zonas de descanso

El contrato que ha salido a concurso contempla el estudio del grado de deterioro de las estructuras existentes, así como la integración paisajística y ambiental del itinerario y su entorno, con la creación de áreas de descanso y miradores dotados de paneles informativos y divulgativos. También se regenerarán zonas degradadas y se plantarán árboles. La vía verde se dividirá en 4 subtramos: el primero será urbano y partirá de la estación de tren de Carcaixent; el segundo, interurbano, unirá esta localidad con la Pobla Llarga, donde se buscará un corredor aprovechando la red de caminos y vías existentes hasta conectar con la antigua línea ferroviaria de la Pobla a Xàtiva. El cuarto subtramo urbano enlazará la CV-645 y la estación de tren de la capital de la Costera. El Ayuntamiento de Xàtiva se comprometió a destinar 80.000 euros para ejecutar los accesos y conectar el recorrido tanto con la estación de Renfe como con la Cova Negra.

Compartir el artículo

stats