Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos de la zona de Sant Jaume se quejan por la pérdida de aparcamientos

La obra en la trasera de esta plaza de Xàtiva permite mejorar un espacio altamente degradado

Obras de reurbanización en los alrededores de la plaza de Sant Jaume de Xàtiva

Las obras de reurbanización en los alrededores de la plaza de Sant Jaume de Xàtiva que tienen como objetivo mejorar las condiciones de este espacio urbano no están siendo muy bien vistas por algunos vecinos, quienes se quejan de las restricciones al tráfico que ocasionan así como de la pérdida de plazas de aparcamiento. Los vecinos han buscado respaldo en el edil de Ciudadanos, Juan Giner, responsable de Movilidad y de la Policía Local. En manifestaciones a Radio Xàtiva, el concejal dijo ayer que va a interceder para que estos vecinos puedan trasladar directamente al alcalde, Roger Cerdà, sus quejas al respecto. La actuación tiene una dificultad añadida: ha de ejecutarse en unos meses, con un plazo muy marcado ya que de no finalizar las obras se puede perder la subvención concedida.

Los vecinos de las calles Pintor Perales y Pintor Climent, las dos principales afectadas, han mostrado su desacuerdo con la obra, una intervención que aumentará el espacio para los peatones y ayudará a resolver el aspecto degradado que presenta una de ellas, en una especie de rincón sin salida que acumula vegetación silvestre y restos de todo tipo. Pero, sin embargo, los vecinos, creen que «ha faltado información de las obras y de su resultado» y que, entre otras cosas, les resta espacio para aparcamiento, según han insistido.

En principio, se espera que puedan estar finalizadas el 15 de noviembre, aproximadamente. Tal como se ha venido informando, las obras forman parte del plan Arru de rehabilitación de áreas urbanas degradadas. Para la realización de esta reurbanización, el Ayuntamiento de Xàtiva cuenta con un presupuesto de 130.000 euros. Las obras supondrán la mejora de la iluminación, la reordenación del tráfico, la elevación del firme y la instalación de arbolado y mobiliario urbano en una franja que actualmente estaba copada por el estacionamiento de vehículos y que apenas ofrecía espacio para los peatones, con aceras muy estrechas y en desuso por la disposición invasiva de los coches.

El ámbito de la actuación presentaba un avanzado estado de degradación. Se trata de un espacio rectangular de 75 metros de largo por 15 de ancho situado justo en el límite «entre el tejido urbano histórico de la ciudad y los primeros ensanches de los años 50, en la desembocadura de las calles Pintor Climent y Pintor Perales», según la memoria de la obra.

La inversión pretende dar una imagen más amable y moderna al entorno. Para ello, la superficie de circulación se verá reducida y los coches perderán terreno para el estacionamiento, explicaron en marzo desde el ayuntamiento. En su lugar, se acondicionará un parque de pavimento cerámico con mobiliario cómodo destinado al esparcimiento, tres áreas de juegos infantiles y un techo vegetal conformado por una arboleda vistosa y caducifolia.

La actual estrechez de aceras se corregirá con una vía de plataforma única más accesible „como la habilitada en la calle Ventura Pascual„ donde el vehículo perderá la prioridad frente al viandante. El sentido del tráfico se verá alterado en las calles Pintor Perales y Pintor Climent, de modo que el espacio de la nueva plaza únicamente se utilizaría para dar salida a los vehículos de los residentes.

Compartir el artículo

stats