Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

mis recuerdos en el ciclismo profesional

Muchas han sido las veces que me han preguntado (particularmente, el que es aficionado al ciclismo) cómo fue mi experiencia en este deporte en los años en que patrociné un equipo profesional: desde los inicios, en 1977, hasta las últimas participaciones de 1989. Si tuviese que dar una información completa, tanto de los tres años en la categoría de juveniles, los dos con aficionados y los siete en profesionales, es obvio que se haría muy extenso y casi interminable pues al ser tan extensa la participación en este deporte, esa etapa de más de diez años da para contar cantidad de vivencias y a la vez lo que en sí abarca su funcionamiento; muchas cosas que contar, algunas satisfactorias y otras para olvidar. Aunque siempre persiste, para satisfacción de uno, aquello bonito y constructivo con las virtudes que este deporte tiene como es la nobleza del mismo corredor, que le hace distinto a otros deportistas; su sacrificio la mayoría de las veces, y el nivel de entrega al que puede llegar el ser humano. Todo por una compensación económica casi siempre muy limitada; tan distinta a otros deportes como pueda ser el fútbol, sobre todo.

La parte desagradable (muy por encima de cualquier otra) fue la muerte de dos ciclistas neoprofesionales, Jesús Huertas, de Albacete, que falleció en el primer año del equipo profesional, en 1979, y la de José Mata, de Villarreal,en la temporada de 1986; ambos por accidentes en competición. El primero, en la Vuelta Castilla y León. Y el segundo, en la de la Comunidad Valenciana. Fue la parte más dolorosa y de sufrimiento en el tiempo que patrociné equipos de ciclismo. Aun siendo sabedor de antemano que en este deporte, todas las temporadas y durante el curso del año, existían muchas muertes; tanto de profesionales como de amateurs, juveniles o del simple aficionado practicante, nos fue muy difícil superar aquellas dos tragedias.

Otra de las cosas a destacar de aquellos años patrocinando equipos ciclistas, ahora en positivo, fueron los trofeos que de vez en cuando se iban consiguiendo en las diferentes competiciones; entre ellos la Vuelta a Aragón, alguna que otra etapa en las competiciones regionales así como en la Vuelta a España; ganar la Vuelta a los Puertos o tener al líder de las metas volantes en la Vuelta a España tres años seguidos, subiendo casi a diario al podio en cada final de etapa junto al resto de líderes (general, montaña, por puntos...) que aparte de lo comercial que resultaba para la empresa, por su divulgación de la marca y la publicidad que nos ocasionaba, estaba la compensación económica al corredor por los premios conseguidos en las competiciones; aparte de sumar un mayor palmarés.

Ser parte activa de un colectivo deportivo profesional, como lo he sido en este caso en el ciclismo, te hace convivir de cerca con el resto de otros equipos y con los dirigentes del mismo, dígase la Federación Valenciana, la nacional o la internacional, y departir con los presidentes del momento, Manolo Pérez o Luis Puig, con los cuales siempre existió una relación cordial, tanto en lo deportivo como en lo personal. Igualmente la misma actividad te llevaba a veces a eventos sociales y cenas con personajes como la periodista María Consuelo Reina, el ya mencionado Luis Puig; el alcalde de Madrid, Tierno Galván; el ganador del Tour Federico Martín Bahamontes, el boxeador Pedro Carrasco, el presidente del Consejo Superior de Deportes, Jesús Hermida... Por citar algunos de los que más recuerdo, como también estar muy presente en los medios de comunicación: prensa, radio, televisión?

Sin ser el equipo CR de los conjuntos potentes, cuando ya en las escuadras españolas existía el Kas, el Teka, el Kelme? No por ello el equipo dejaba de luchar para estar a la altura de estos otros conjuntos de un mayor presupuesto. Es más, sirvió de lanzadera de promesas que luego llegaron alto, como Álvaro Pino, Recio, Cedena?

El primer año del equipo profesional CR fue en 1979 de la mano del excorredor Fernando Manzaneque de director, quien perteneció junto con Pérez Francés al Ferry's de Canals; ambos fueron destacados ciclistas de finales de los 60 y de aquel equipo. Esta primera escuadra fue copatrocinada con la marca atún Tam, de Madrid. En 1980 y 1981 el equipo se sustentó solo con la financiación de CR. Tras un lapsus de cuatro años sin patrocinar equipo, en 1986 volvimos a tener presencia con un nuevo conjunto de corredores, llegando a cubrir cuatro temporadas más; las dos primeras solo CR y los dos años siguientes (1988 y 1989) junto con Mermeladas Helios de Valladolid, con el doble del coste de las temporadas anteriores.

Se podría citar (como antes dije) multitud de historias y detalles; como el haber sido CR quien trajo a España la bicicleta italiana Pinarello „muy valorada„; dejando este material libre dos años después para el fabricante italiano pudiera contratar las bicicletas con otros equipos españoles interesados; siendo finalmente Reynolds quien la adquirió para después pasar al equipo Banesto.

La incorporación de un nuevo equipo ciclista al deporte español en 1979, cuando tan solo existían tres, representó y supuso una ayuda importante para este deporte, pues peligraba la continuidad del ciclismo en nuestro país y hasta la celebración de la Vuelta España. Felizmente, se pudo resolver la situación y CR se sumó a ese mínimo de equipos para poder celebrar la carrera gracias a la providencial llegada de un gran patrocinador, la Caja Postal, cuando en aquellos momentos estaba al frente de la Unión Ciclista Internacional nuestro amigo Puig

En fin „que duda cabe„ muchísimo más se podría añadir a cuanto ya se ha dicho de este equipo ciclista, como es la repercusión que a nivel nacional e internacional adquiere un grupo deportivo profesional pese a ser de los considerados modestos. Algo que no nos impidió ser conocidos internacionalmente, pues lo demostraba (entre otros detalles) las cartas que a diario recibíamos solicitándonos fotos y postales de corredores concretos o del conjunto. Algunas de las cartas incluyendo dinero dentro, y no solo de España.

Disfrutando ahora de la Vuelta a España de 2019 he querido compartir la que ha sido la historia del equipo ciclista CR, que dejó de ser

Compartir el artículo

stats