22 de octubre de 2019
22.10.2019
Fallecimiento

La Llosa despide a su famoso de internet, Emilio José

Dolor en la localidad de la Costera por la muerte del protagonista de un vídeo de 2007 que tuvo cientos de miles de seguidores

21.10.2019 | 21:56
La Llosa despide a su famoso de internet, Emilio José

La celebridad tiene hoy muchas caras diferentes. Hay famosísimos transversales conocidos por todo el mundo; hay famosísimos para la gente mayor que los jóvenes ignoran por completo. Y hay famosísimos exclusivamente por internet con varios millones de seguidores adolescentes pero perfectos desconocidos para el resto. Emilio José Martí Gómez, fallecido el domingo en un accidente de tráfico a los 28 años, formó parte un tiempo de un nuevo fenómeno, el de la viralidad en la red. Y eso que entonces no existía el efecto multiplicador del whatsApp. Famoso totalmente involuntario por un vídeo grabado en 2007 por la televisión comarcal de la Costera y colgado en Youtube en el que el presentador le vacilaba, Emilio, entonces de 16 años, se hizo tan conocido que hasta mitómanos de las celebridades de internet llegaron a desplazarse adrede a su pueblo, la Llosa de Ranes, para fotografiarse con él como si fuera una estrella del pop o del fútbol.

El fallecimiento de Emilio José este domingo en un accidente de tráfico ha llenado de tristeza a sus convecinos, que ayer le despidieron en una misa funeral celebrada en la parroquia de la Nativitat. Padre de una niña que aún no había cumplido 3 años, Zaida, su muerte se producía justo un día antes de que se pudiera incorporar, ayer lunes, a su nuevo puesto de trabajo como peón de la brigada municipal. Le había contratado el Ayuntamiento de la Llosa de Ranes para un año, dentro de un programa de inserción laboral para parados de larga duración. «El viernes le vi con los papeles de cara al ayuntamiento para lo de su contratación», contaba ayer una vecina. Emilio José vivía actualmente en Villanueva de Castellón, localidad de la Ribera de donde es su pareja.

El famoso vídeo de Emilio José era tan extrañamente adictivo por una probable razón: no hay premeditación alguna. Ni preparativos ni guión posible; es un vídeo fortuitamente puro. En el transcurso de unas fiestas locales, el entrevistador se acerca a un chaval para pedirle su opinión sobre el festejo. Este se enreda un poco al responder si ha de hacerlo con su nombre completo o con el nombre «per als amics», una circunstancia que el reportero, el conocido Ricardo Faura, aprovecha para repreguntarle y dar cancha a una entrevista que promete. El muchacho responde más de media docena de veces ( «¡Emilio!», «¡Emilio José!» o «¡Emilio José Martí Gómez!»), para ver si por fin satisface la demanda del periodista, hasta que se empieza a cansar y suelta aquel ya mítico «Xé! Estàs rallant-me massa, eh? Àstia!», para proseguir hasta el momento casi mágico de su queja por la falta de churros en el evento.

Igual que Javier Cárdenas trató de reencontrar muchos años después al desdentado gitanillo del mítico vídeo televisivo de los años 90 de «la Sole y el mechero», en 2014 Levante-EMV localizó en la Llosa a Emilio José para ver cómo llevaba su atípica fama. En un impagable reportaje de Paco Cerdà, el joven admitía sentirse a gusto con la celebridad que le reportó aquella filmación. De hecho, otra frase ya legendaria de la grabación (el «jo volia mullar»), sirvió a Emilio durante años como gesto de guerra cada vez que lograba un tanto en sus partidos de fútbol, ya que era un notable jugador. Emilio contaba en aquel reportaje hasta qué punto pudo comprobar el frikismo de los vídeos en Youtube, puesto que aseguraba que a la Llosa acudían expresamente a conocerle internautas de muchos sitios para fotografiarse con él. En 2015 fue invitado a dar las campanadas en el conocido Festivern.

El consistorio mostró ayer su pesar por el fallecimiento del joven. El CD Llosa, el club de fútbol de la localidad, expresó también sus condolencias por la muerte del que fue uno de sus jugadores en campañas anteriores. Su hermano Ramón agradeció en redes sociales las incontables muestras de cariño y afecto recibidas. Y prometió que junto con su cuñada cuidará de la niña que acaba de quedarse huérfana de padre «como si fuera mi propia hija», dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook