02 de noviembre de 2019
02.11.2019

La nueva fachada del museo fallero de Xàtiva

01.11.2019 | 22:06

la inauguración hace unos días de la nueva fachada del museo fallero de Xàtiva invita a la reflexión en relación con la notoriedad y efectiva relevancia de esta iniciativa, presentada como «nueva apariencia de la fachada» en la nota de prensa municipal. El resultado final de la actuación, que ha consistido básicamente en el cambio del revestimiento decorativo sobre la superficie acristalada y algún otro elemento, plantea la duda, bastante razonable, sobre la prioridad, también expresada en la nota de comunicación del Ayuntamiento de revalorizar el Museo Fallero de Xàtiva, que, en palabras de la nueva concejala delegada en esta competencia «tiene que ser importante para nuestra ciudad», no sin dejar de reconocer después que lo que se ha realizado en primer lugar es «darle una lavada de cara a la fachada del Museo para que sea más atractiva para los turistas y visitantes (sic) que vienen a conocer nuestra ciudad».

La reflexión sería si cabe más necesaria al hilo de situar realmente, en el contexto del conjunto de la oferta de museos de una ciudad con el potencial cultural „por su importante legado histórico„ de Xàtiva, a este museo fallero setabense que forma parte de la red de museos de las fallas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad reconocido por la UNESCO, sin perder de vista la configuración y situación actual de otros museos falleros como el de Gandia, situado en un edificio propio con doce espacios temáticos y distinguido en calidad turística por SICTED o el de Borriana, ubicado en el Centre Municipal de Cultura y con seis áreas expositivas.

Además, la anécdota de la caída de agua desde el piso superior al interior del museo, que hizo retrasar la inauguración de esa supuesta nueva fachada, confirma lo que ya se puso de manifiesto tras la apresurada apertura del museo fallero por el gobierno municipal en marzo del año 2015: que su instalación en un bajo de un edificio moderno de la calle Montcada no reúne las condiciones idóneas en el contexto de una ciudad que quiere ser destino de turismo cultural y tampoco está sirviendo, por su imagen y carencia de horario continuado y servicio, para potenciar la promoción que la fiesta de las Fallas de Xativa urgentemente precisa.

El conjunto histórico-artístico de Xativa es, tras el de Valencia, el más destacado de la Comunitat Valenciana y posee inmuebles valiosos, de entidad y con la suficiente extensión para, tras una adecuada restauración, albergar un espacio cultural fallero setabense con una instalación museística moderna, didáctica, interactiva, turística y de calidad. Sólo hay que echar un vistazo a las numerosas publicaciones y artículos falleros de Xativa, al dossier que se elaboró para la declaración de fiesta de interés turístico, a la documentación del arxiu municipal o a los materiales que se conservan en muchos casales de las fallas setabenses, pese a la pérdida de ninots indultats, para comprobar que hay mimbres de sobra para armar una excelente y amplia retrospectiva de la fiesta fallera local con la posibilidad de incrementarla cada año, teniendo en cuenta que la ciudad fue la segunda históricamente después de Valencia en celebrar las fiestas de fallas y sin embargo su museo fallero desmerece en comparación con el de otras ciudades cuyas fiestas de fallas no son tan antiguas.

La oferta de turismo cultural de Xativa se puede complementar a la perfección con atractivos como sus tradicionales y ancestrales festividades entre las que las Fallas, por el amplio colectivo ciudadano que las sustenta, tienen una posición predominante. Enriquecerían, sin duda, la oferta turística siempre que su incorporación se hiciera con todas las garantías para no desmerecer al conjunto e intentando si cabe mejorarla con parámetros de calidad, excelencia y servicio al visitante, a través de la fiesta configurada también como un producto turístico.

Una buena idea que podría hacer suya la nueva concejala, como bandera de un decidido respaldo a la revalorización de la fiesta cultural de las fallas de Xàtiva, con planificación adecuada, asesoramiento experto, gestión cultural museística y conocimiento de lo que se ha hecho con éxito en otros lugares, planteando la mejora del museo fallero de Xàtiva, tal vez en el marco de una potente exposición etnológica permanente de la ciudad en la que la fiesta fallera tuvieran un lugar privilegiado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído