Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatre de la Lluna culmina hoy sus 25 años con la sobrecogedora «Incendis»

La compañía de Xàtiva estrena la obra de Wajdi Mouawad como colofón a los actos de su aniversario

Teatre de la Lluna culmina hoy sus 25 años con la sobrecogedora «Incendis»

Hace dos temporadas una función teatral dirigida por Mario Gas y con la mítica Nuria Espert en el reparto encogía el corazón de los espectadores. Incendios, de Wajdi Mouawad, es una sobrecogedora obra que, primero en el cine y luego en las tablas, concentra el horror y la esperanza en un texto con varios momentos en los que cuesta no llorar. A semejante bocado teatral le ha hincado el diente Teatre de la Lluna, la compañía de Víctor Torres que lleva varias semanas celebrando sus 25 años. La función está programada para hoy viernes en el Gran Teatre de Xàtiva (22.30 horas, entradas en www.instanticket.com) y la compañía plasma en ella «casi dos años de trabajo, de esfuerzo fuera de lo normal», según explica el propio Torres.

Sorprendentemente, el director de la Lluna confiesa que no ha visto «ni la película ni la obra». Para añadir que «si se me hubiera ocurrido ver la función, dirigiéndola Mario Gas e interpretándola la Espert, me hubiera dicho a mí mismo: venga, vámonos a casa; cómo me atrevo yo a montar esta obra», bromea. Torres explica que el texto le llegó accidentalmente, «un alumno me la trajo y me quedé impactado. Es un texto fascinante, complejo, que junta barbaridades y cosas maravillosas. No era un colofón previsto para el aniversario, pero nos ha venido rodado. Y como texto monumental que es, pues sí que es cierto que da la impresión de ser el mejor cierre posible al aniversario».

Según Torres, estrenar hoy esta obra tiene detrás «casi dos años de trabajo, a unas cinco horas semanales de media. Horas, no hace falta que lo aclare mucho, sumadas a nuestras propias jornadas laborales; por la noche, a partir de las nueve, las diez, las once...», asegura. Dice que Incendis es una montaje «anguila» ya que «de tan compleja se te va de las manos, te exige experimentar continuamente».

El mes pasado, Teatre de la Lluna y La Bicicleta Teatre recibían el reconocimiento municipal a través del Premi 9 d'Octubre por sus 25 años, en el primer caso, y por su retirada de los escenarios tras cumplir 30 años en el segundo. «Desde ese día no hemos parado; si ha sido increíble organizar los actos del 25 aniversario [dos exposiciones, un libro, el estreno de Incendis...] más increíble ha sido este mes y pico de actividad frenética, de actos públicos», explica Torres, quien tras semejante intensidad tiene ahora una mezcla de nervios y tranquilidad: «lo que tenga que ser, será. Ya no se puede hacer nada, la obra ya está lista y ahora ya no hay nada en nuestras manos más que llevarla a buen puerto», resume el director.

Teatre de la Lluna es un proyecto tan personalista, tan ligado a Víctor Torres (Xàtiva, 1957) que si decidiera apartarse de la dirección la supervivencia de la compañía no es segura. «Soy sabedor de eso. Y tengo la obligación de resolverlo. Después de estas celebraciones lo que es seguro es que voy a parar un poco. Y lo lógico, en un futuro, es que yo vaya cediendo el testigo. Me encantaría que si no una sola persona sí un equipo fuera tomando el relevo.Hay que ir rebajando esta intensidad», admite.

Torres señala que la celebración del 25 aniversario de Teatre de la Lluna, que además de sus montajes mantiene una cita anual con la formación de actores, ha sido «emotiva y positiva; positiva no, fantástica», rectifica. Y asegura que montando las exposiciones del vestíbulo del Gran Teatre y de la Casa de la Cultura «me he reencontrado con imágenes que ya no recordaba o que no sabía que llegáramos a fotografiar», cuenta. «Ha sido fantástico. Y si no gracias a unos, gracias a otros, al final hay imágenes de los 25 años. Es una exposición que creo que no se ha dejado a nadie fuera», afirma.

Adaptación al valenciano

La versión en valenciano de Incendios que esta noche estrena la Lluna está protagonizada por los actores Laia Castells, Verònica Calatayud (autora de la adaptación); Carlos Soler, Quique Hervás, Vicent Soler, Vicent Pla y Nieves Pont. La escenografía y la ambientación musical son de Salvador Moscardó. Y el diseño de vestuario corre a cargo de la propia compañía. Verònica Calatayud, que ha ajustado la versión catalana a la dicción valenciana, ha señalado de Incendis que «es un dolor intenso, mudo y largo; un dolor que ha estado callado muchos años».

Compartir el artículo

stats