30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

de «malnoms» y buenas caras

pensaba incidir en algunos temas de esos que se dicen de «rabiosa actualidad» cuando me di cuenta que no podía caer en la trampa de la crítica enrabietada, que al fin y al cabo es lo que pretenden esos que no respetan ni la democracia ni la alternancia política, ni la libertad ni el respeto a los demás. Así que no escribiré sobre el pin parental, que yo pensaba que era aquello de poner una clave para que el granuja de la casa nos la diese con queso alegando que tenía fiebre en vez de cole y empaparse de los últimos ocho capítulos del Play-Boy. Claro, no es eso. Así que opté, sin que sirva de precedente, por sintonizar À Punt, y concretamente el programa Al malnom, bona cara que presenta Maria Juan „vecina de Ontinyent„ por consejo de mi psicólogo de cabecera, quien alegó que era una buena receta para desconectar de la vida diaria. Y además el programa estaba dedicado a Xàtiva.

Dicho y hecho. Apareció Maria Juan y ¡zas!, a la primera cullerà mosca; nos señala que se encuentra a las puertas del Museu de l'almodí para ver un rey colgado cabeza abajo y que le acompañará el buen amigo Vicent García Perales. Ya sé que van cortos de presupuesto pero alguien debería haber escrito en la documentación a Maria que l'Almodí es ahora de arqueología y el rey se encuentra en el de Belles Arts-Casa de l'Ensenyança.

Se disponen a hablar de malnoms de ciudadanos de Xàtiva, pero con tantas prisas y cortes mal disimulados, apenas dicen tres o cuatro. Pese al intento de García Perales de darle muchos más. No hay manera, ella va a lo que va.

Muy de pasada. Así que se acaba la presencia de Perales y anuncian que se meten en el punto cero, en la clave, en el paritorio de los malnoms: el carrer de Sant Josep. Desconozco quien les daría el dato pero todo el casco antiguo es cuna de apodos. Sant Josep, Sant Cristòfor, Sant Joaquim, Carneros, Atriaca, Bonaire, Collar de la Coloma... Y en Sant Josep entrevistan a dos miembros de la familia Campana; una entrevista que dura unos segundos y apenas pueden explicar el origen de este nombre. Vicent Torregrosa y Jordi Estellés, dos concejales socialistas de Cultura en su momento, fueron los agraciados con el foco efímero.

Se mete en el programa el hombre que quizás más sabe de malnomsm el profesor Sebastià Garrido, quien en 1995 escribió en el Llibre de la Fira un impagable reportaje sobre refranes, épocas del año apodos. Aporta todos sus conocimientos y tiene la oportunidad de que los guionistas y productores del programa conozcan los malnoms de Bala, Mujeres, Guerra, Gallo, Reiet, Botifarra, Vint-i-un dits?, todo ello en Casa Chulla, donde la señora María da toda una lección de raíces populares.

Pero sobre todo el programa tiene un interés especial en el alcalde de Xàtiva, Roger Cerdà, a quien señalan como el doble del actor Matt Damon. Hombre, ser el doble del guaperas no debe ser ningún malnom sino un halago. Y el alcalde pretende evitarlo, ligeramente ruborizado.

Y entre rubores, cançoneta en el castillo, y un poquito de historia, se acaba el programa quedando en el aire todos aquellos malnoms „muchísimos„ que no fueron dados a conocer por este fugaz programa pero que viven presentes en los recuerdos y vivencias del casco antiguo de la ciudad y que antes ya hemos señalado.

La lista es larga. Para que a nadie se les olvide ahí van unos cuantos: Nabero, Tarzana, Balaguera, Herbasser, Calciner, Capes, Careta de gos, Denteta, Runós, Severo, Conillet, Rata, Caliu, Jaena, Matamorta, Radiol, Cuernos de Oro, Maxero, Pota, Cagalló, Merdiua, Xona, Marçala, Raspa, Pilons, Castra, Xana, Rulla, Pixona, Pixina, Mamellona, Mort... y otro tantos que fueron y serán las voces claras de una historia que se niega a desaparecer, que hay que mimar y cuidar. Y eso lo debe saber bien Matt Damon. Perdón, quise decir Roger Cerdà.

Compartir el artículo

stats